“Se lo llevaron del puesto de periódicos, no tenía dinero”

Esa mañana salió hacia el negocio que le dio para educar a sus hijos. Un grupo de hombres armados lo secuestró, dice familia
Manuel Serrano Vallejo, padre de la entonces alcaldesa de Ixtapaluca, fue secuestrado cuando iba a abrir su puesto de periódicos. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
16/04/2018
02:31
Emilio Fernández
-A +A

[email protected]

La rutina diaria que hizo durante más de 50 años se interrumpió de manera abrupta la mañana del 6 de octubre del 2013. Ese día cuando se dirigía a su puesto de periódicos ubicado en El Árbol, en la carretera Lechería-Cuautitlán, municipio de Tultitlán, fue secuestrado por un grupo de hombres armados.

Nunca llegó al negocio que le permitió sostener a su familia y darle educación a sus hijos. No regresó a su casa. Ese fue el último día que lo vieron con vida.

Manuel Serrano Vallejo, no era un hombre con dinero, no ostentaba riqueza porque no la poseía. “No era secuestrable”, dijeron entonces sus seres queridos. Aún así fue plagiado.

Don Manuel, como le llamaban todos de manera respetuosa, era padre de la entonces alcaldesa priísta de Ixtapaluca, Maricela Serrano Hernández. Esa sería la causa de su privación ilegal de la libertad.

Después de que se lo llevaron nunca se comunicaron con su familia para pedirles rescate para liberarlo.

Sus parientes denunciaron la desaparición ante las autoridades ministeriales, presionaron para que dieran con su paradero y con los responsables, pero no hubo noticias de él en varios meses.

Once meses después de su ausencia, su hija, la presidenta municipal de Ixtapaluca, informó que los secuestradores de su padre habían sido detenidos por elementos de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los presuntos responsables declararon que lo habían matado.

La PGR, encargada de la investigación, le comunicó a la familia que los arrestados pertenecían a una organización criminal que operaba en los municipios de Tultitlán y San Salvador Atenco, en el Estado de México.

Fueron responsables de cuatro plagios, a las víctimas las asesinaron mientras las mantuvieron privadas de la libertad, entre ellas a Manuel Serrano.

La banda disponía de casas de seguridad con calabozos para retener a los secuestrados, que después de que los mataban los arrojaban a un río o un canal de aguas negras.

En un operativo realizado el 4 de septiembre, se logró la detención del grupo delictivo e identificaron a los responsables como Jaime Alejandro Juárez Vargas, quien tenía su domicilio en la colonia Mezquital, municipio de San Salvador Atenco, y quien ordenó el secuestro de Manuel Serrano, de acuerdo con la PGR. Además, Guillermo Mendoza Valdivia y María Isabel Duana Díaz, junto con un menor; mientras que Vicente Pérez Hernández falleció luego de una crisis.

La organización criminal se dedicaba al secuestro de adultos mayores y de niños. Los responsables del plagio fueron arrestados, pero no encontraron el cuerpo de Manuel Serrano.

Los secuestradores afirmaron que a su cadáver lo arrojaron a una canal de aguas negras, pero cuando fueron a buscarlo las autoridades no lo encontraron.

La búsqueda de la familia no ha cesado. Han exigido a las autoridades federales y estatales que sean localizados sus restos, así como al autor intelectual del plagio y homicidio de Manuel Serrano. A la lucha se ha sumado la organización Antorcha Popular, a la que pertenece la ahora diputada federal con licencia, Maricela Serrano Hernández.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS