Hijas sorprenden a "El Chapo" con su visita a cárcel de NY

Su hermana Bernarda Guzmán fue la primera familiar en entrar a la prisión; la consanguínea del acusado es la llave para contratar abogados privados
Eduardo Balarezo (izq.) y Jeffrey Lichtman (centro) son dos de los abogados del equipo de defensores privados que quiere contratar el líder del Cártel de Sinaloa para que lleven su defensa ante los tribunales de Nueva York. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
18/08/2017
02:16
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A

[email protected]

Tras siete meses de reclusión, Joaquín El Chapo Guzmán Loera recibió ayer la visita de los primeros familiares en el penal de Nueva York en el que está encerrado en régimen de aislamiento: su hermana Bernarda y las mellizas María Joaquina y Emali, fruto de su matrimonio con la ex reina de belleza y actual esposa, Emma Coronel.

Tres fuentes cercanas al caso, incluyendo a Michelle Gelernt, la actual abogada de oficio del ex líder del Cártel de Sinaloa, y Marc Fernich, uno de los integrantes del equipo de letrados privados que quieren representar a El Chapo en el juicio, confirmaron a EL UNIVERSAL la visita.

Otra fuente, que prefirió mantenerse en el anonimato, aseguró que el encuentro se alargó por dos horas. Según todos los datos recopilados por este periódico, la visita se realizó como estaba prevista, bajo supervisión y vigilancia de la fiscalía y los funcionarios del Metropolitan Correctional Center (MCC), la cárcel de máxima seguridad que se ha convertido en el hogar del líder del Cártel de Sinaloa desde el 19 de enero pasado.

La presencia tanto de la hermana como de las mellizas en la última vista oral de preparación del caso del pasado lunes, un hecho que no se había dado en las anteriores audiencias judiciales, hacían prever que serían ellas las primeras familiares que El Chapo vería desde su extradición.

La presencia de sus hijas de 6 años resultó una pequeña sorpresa, ya que sólo se había anunciado la visita de un “familiar cercano”.

El gobierno estadounidense y las autoridades penitenciarias negaron hace unos meses la petición de visita de Coronel, vetando a la esposa de El Chapo Guzmán de visitarle.

En cambio, hace más de una semana, Bernarda Guzmán sí consiguió la autorización y, el jueves, fue la primera familiar en entrar en la cárcel y hablar con él. Hasta ahora, el narcotraficante sólo había visto una veintena de abogados.

Para el devenir del caso, la visita de la hermana es importante, puesto que para muchos tiene la llave que abrirá o cerrará las opciones de El Chapo de contratar abogados privados en el caso.

Si bien no ha trascendido nada de la conversación del capo con su hermana, todo indica que hablaron de dinero y las opciones de la familia Guzmán para pagar los honorarios del equipo de cuatro abogados de gran nivel que quiere contratar.

“Entiendo que [Guzmán] se reunió con su hermana para hablar de honorarios legales y otros temas. Esperamos que avance la pelota del pago”, dijo a este diario Fernich, uno de los abogados privados que está esperando garantías para entrar de lleno en el caso y convertirse en el equipo de defensa de El Chapo.

La charla entre los hermanos Guzmán podría haber solucionado alguno aspectos económicos que pedía el grupo de abogados que, además de Fernich, cuenta con Eduardo Balarezo, Jeffrey Lichtman y William Purpura, todos nombres de reconocida reputación en grandes casos tanto en Nueva York como en Washington.

Se espera que la próxima semana, los abogados tomen la decisión final de si se encargan o no del caso de El Chapo Guzmán ante la justicia de Estados Unidos, en un juicio que empezará en abril del próximo año, y por el que el narcotraficante está acusado de 17 delitos que le pueden conllevar una condena de cadena perpetua.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS