Familia de directora del Rébsamen denuncia que encañonaron a niño en cateo

La defensa jurídica de la dueña del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, interpuso denuncias ante la PGR, Procuraduría capitalina y la CNDH por las diligencias realizadas en casa de los familiares de Mónica García Villegas
04/12/2017
10:52
Manuel Espino Bucio
Ciudad de México
-A +A

La defensa jurídica de la dueña del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, interpuso denuncias ante la PGR, Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por el cateo realizado la madrugada del pasado viernes en el domicilio de Enrique García, medio hermano de su clienta, ubicado en la delegación Coyoacán,  por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR y de la procuraduría capitalina.

En entrevista, el abogado Javier Coello Trejo calificó la intervención como violatoria a los derechos humanos y sin apego a los procedimientos que marca la ley.

El litigante aseguró que desconoce el motivo del cateo, porque los agentes nos mostraron la orden al medio hermano de Mónica García y su esposa, que se encontraban en el domicilio.

Sin embargo, dijo que podría deberse a la ficha azul que emitió la Interpol para localizar a García Villegas a petición de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

"Puede ser, puede ser, pero para mí es muy sorpresivo.  A petición de Enrique García y de esposa ya se hicieron las denuncias correspondientes ante la PGR, PGJCM y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por la violación que hicieron al encañonar a un niño", respondió a pregunta expresa.

Precisó que la intervención judicial se llevó a cabo la madrugada del pasado viernes y participaron más de 30 elementos ministeriales de PGR y la PGJ de la capital.

"Iba un Ministerio Público y un fiscal, además de elementos de la Agencia de Investigación Criminal acompañados de agentes locales, traían ocho carros", indicó.

El litigante acusó a las dependencias de realizar un operativo como si fueran a detener a un narcotraficante.

"Aquí el problema es que tiraron la puerta y según el protocolo deben esperar a que les abran y si después de determinado no les abren entonces sí proceder", acusó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS