Cuestiona México posición de ONU por proyecto de Ley de Seguridad Interior

Luego de que el comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, cuestionó el proyecto de ley, el gobierno mexicano señaló que el organismo no toma en cuenta los retos que vive el país en materia de seguridad
Zeid Ra’ad Al Hussein, comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Foto: Reuters)
14/12/2017
15:40
Ariadna García
-A +A

El gobierno de México manifestó su desacuerdo con el Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, quien ha cuestionado el proyecto de Ley de Seguridad Interior que se discute en el Senado.

Cuestionó al organismo que no considere los retos que en materia de seguridad vive México y las amenazas que se tienen derivadas de las actividades de las organizaciones criminales.

“Es motivo de gran sorpresa observar que usted se pronuncie sobre el contenido de un proyecto de ley que aún no ha sido aprobado por ambas cámaras legislativas de nuestro país. Por lo tanto, parecería que desconoce cuál será el resultado de los debates que aún deben celebrarse al interior del Senado de la República”, se especificó en una carta que se envió a Al Hussein y fue firmada por los subsecretarios de Relaciones Exteriores, Miguel Ruiz Cabañas; de Gobernación, Roberto Campa, y al subprocuradora de la PGR, Sara Irene Herrerías Guerra.

La carta  fue en respuesta a la posición que el Alto Comisionado adoptó frente al proyecto de Ley de Seguridad Interior, la cual rechazó.

La autoridad mexicana le expuso que el tema de inseguridad en el país se debe a la existencia del mercado de drogas ilícitas en Estados Unidos; la persistencia del tráfico ilícito de armas de alto poder, y la decisión del gobierno de Estados Unidos de desviar hacia México el flujo de drogas ilícitas procedentes del sur del continente.

Bajo esas circunstancias, justificó la autoridad mexicana, es sumamente difícil que las policías municipales y estatales hagan frente a la incidencia delictiva y a la violencia que las organizaciones criminales han desatado y por lo cual el Estado mexicano recurrió al auxilio de sus Fuerzas Armadas.

“En toda circunstancia, la actuación del Ejército o la Marina Armada de México no es permanente y no suplanta a las autoridades civiles, sino que las auxilia y apoya en un contexto que es imperativo reglamentar”, se expuso en la carta enviada el pasado 5 de diciembres al funcionario de Naciones Unidas y que fue difundida por la autoridad mexicana esta tarde.

El gobierno mexicano subrayó su rechazo de que la Ley de Seguridad Interior suponga una militarización de la seguridad pública.

Las autoridades mexicanas expresaron su disposición de mantener diálogo sobre el tema.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS