Carabias: debatan Ley de Seguridad Interior

La bióloga recibe la Medalla Belisario Domínguez que otorga el Senado; el presidente Enrique Peña Nieto acude a la sesión solemne en Xicoténcatl
El jefe del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto; la galardonada, bióloga Julia Carabias; el líder del Senado, Ernesto Cordero, y el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar durante la ceremonia (GERMÁN ESPINOSA. EL UN)
07/12/2017
01:46
Alberto Morales, Juan Arvizu y Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Al recibir la Medalla Belisario Domínguez 2017, la bióloga Julia Carabias Lillo solicitó al Senado de la República abrir un debate profundo e incluyente sobre la Ley de Seguridad Interior para que las Fuerzas Armadas estén en consonancia con la Constitución.

En sesión solmene en la antigua casona de Xicoténcatl y ante el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, la ambientalista afirmó que es necesario abrir un debate que permita encontrar una salida a la labor realizada por las Fuerzas Armadas.

Así como “intentar reconstruir la seguridad y revertir el espiral de la violencia, y al mismo tiempo impulsar alternativas en la procuración civil de justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos, todo en ello en consonancia con nuestra Constitución”.

El Senado de la República impuso la Medalla Belisario Domínguez 2017, máxima distinción que otorga el Estado mexicano, a Carabias Lillo, por su contribución al país y la defensa al medio ambiente.

El presidente de la Cámara Alta, Ernesto Cordero Arroyo entregó a la galardonada la presea y el diploma que la acredita como integrante de la Orden Mexicana de la Medalla Belisario Domínguez.

Carabias Lillo es la sexta mujer en recibir esta distinción del Estado mexicano por su trabajo en favor de los ecosistemas, pero sobre todo, por su labor para preservar la Selva Lacandona de Chiapas.

Al hacer uso de la tribuna pidió al presidente Peña Nieto seguir velando por los derechos y seguridad de los habitantes de la Selva Lacandona, amenazados por defender que los recursos naturales no sean explotados.

Aseguró que los asuntos ambientales deben verse como una política de Estado, por ello pidió a la Cámara Alta aprovechar esta oportunidad de reforzar estos temas en la Ley General de Biodiversidad, que se encuentra pendiente de dictaminación.

La ex secretaria del Medio Ambiente resaltó la importancia de revertir los daños ambientales porque, a pesar de la evolución de las políticas públicas y los avances en la agenda nacional e internacional, reconoció que “no estamos ganando la batalla y el deterioro ambiental avanza más rápido que su freno y reversión”.

“Sabemos que la producción de alimentos en la agricultura, ganadería y pesca es lo que ha provocado mayores transformaciones en nuestros ecosistemas naturales. Hemos perdido más del 90% de las selvas tropicales húmedas; 16% de los acuíferos, de los que depende la agricultura de riego y el funcionamiento de las grandes ciudades están sobreexplotados; 83% de las pesquerías han llegado a su límite o están rebasadas; 50% de los suelos mexicanos tienen algún grado de erosión y la pérdida de la biodiversidad acompaña a esta degradación”.

Carabias Lillo destacó que el honor que le otorga el Estado mexicano al hacerla depositaria de esta presea, “incrementa mi responsabilidad para redoblar mis esfuerzos para la construcción de un México mejor, justo, equitativo, sin pobreza y con un medio ambiente sano”.

El senador Zoé Robledo (PT), secretario de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez, habló sobre la trayectoria académica, política y profesional de la galardonada.

Expresó que Julia Carabias pensó en seguir los pasos de Belisario Domínguez y ser doctora, pero decidió estudiar biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM.

“Hablar de sustentabilidad ambiental del desarrollo, hoy nos resulta muy cotidiano, en gran medida gracias al trabajo de personas como Julia Carabias, pero mencionar esos conceptos hace 30 años, era garantía de ser llamado hippie, comeflores, abrazaárboles, cuando no revoltoso o guerrillero. Afortunadamente, a Carabias Lillo los disfemismos nunca le han importado.

Señaló que además de convertir la sustentabilidad en su materia de estudio, también lo hizo desde el activismo con el trabajo en tierra.

Señaló que Carabias es una crítica permanente de los privilegios y que como secretaria de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, en el sexenio de Ernesto Zedillo, fue una funcionaria que no sucumbió al canto del poder, porque, como bióloga, ella sabe que las sirenas no existen.

El senador por Chiapas también destacó el trabajo de la doctora Carabias Lillo para preservar la Selva Lacandona, aun cuando en 2014 fue sustraída de su dormitorio de su Estación Ambiental Chajul 4 con armas largas y fue encañonada, encapuchada y llevada hasta las inmediaciones de la frontera con Guatemala, para después ser liberada.

A la ceremonia también asistieron, el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong; el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Mancera Espinosa; el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, y el rector de la UNAM, Enrique Graue; entre otros invitados especiales.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios