“Yo tomo ahora mis propias decisiones”

Niega ser un apéndice del ahora aspirante Ricardo Anaya; señala que el queretano no es Madrazo, ni usó “doble cachucha”
Damián Zepeda Vidales Presidente nacional del PAN (LUCÍA GOD´NEZ. EL UNIVERSAL)
20/12/2017
03:19
Suzzete Alcántara - Enviada
-A +A

[email protected]

Damián Zepeda, presidente nacional del PAN, asegura que no es el apéndice de Ricardo Anaya, pues sabe tomar sus propias decisiones. En ese sentido, se compromete a actuar de forma independiente y con el apoyo de todos los órganos del partido. 

En entrevista con EL UNIVERSAL, califica de absurdo que se diga que Ricardo Anaya utilizó las estructuras del partido para hacerse de la precandidatura a la Presidencia de la República, por lo que no existe comparación con el ex candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo.

La competencia electoral para la coalición Por México al Frente, dice, será Morena, con Andrés Manuel López Obrador, debido a que el PRI está rezagado y 80% de los mexicanos quiere un cambio de régimen.

El sonorense explica que durante los encuentros con los otros aspirantes panistas a la candidatura presidencial, les garantizó una contienda equitativa y justa.

¿Se eliminó lo ciudadano al quitarle esa palabra a la coalición?

—Por supuesto que no, el Frente tiene su corazón ciudadano, lo que estamos planeando es una gran alianza entre los tres partidos con la sociedad civil, en la plataforma está la voz de los ciudadanos y vamos a ponerla a disposición para que se le hagan mejoras. Todos vamos a llevar ciudadanos.

La ley prevé que las coaliciones son forzosamente entre partidos, no podemos ir en coalición con ciudadanos y tenemos que decir qué partido político encabeza cada uno de los distritos, de las fórmulas del Senado, así como cada candidatura.

¿Habrá piso parejo para todos los aspirantes presidenciables?

—Completamente, ya se lo dije de manera personal a todos los aspirantes, he platicado con todos: [Rafael] Moreno Valle, Ernesto Ruffo, Juan Carlos Romero, Luis Ernesto Derbez, les he manifestado que en caso de que así lo decidan, el partido les garantizará una contienda con equidad, transparencia y respeto a la decisión que ellos tengan, la cual tendrán que informar de manera personal.

¿No hay un acuerdo para que ellos ya no compitan?

—De ninguna manera, aquí cada quien es libre de tomar su decisión. Por supuesto que estaremos atentos a ver si participan o no, y creo que todos nos debemos sumar a quien sea el candidato final para salir unidos.

Tuve una plática con Moreno Valle cordial el lunes (11 de diciembre); lo veo tranquilo, haciendo sus valoraciones, será él quien informe si participa o no en el proceso. Yo la garantía que doy a todos es que de registrarse, tendrán un trato equitativo y justo.

¿Ricardo Anaya utilizó la estructura del partido para poder ser precandidato a la Presidencia de la República?

—No lo veo así. Yo creo que Ricardo fue un muy buen y exitoso dirigente nacional. Con hechos se habla en la política y creo que es innegable que es la dirigencia con mayores éxitos. Pasamos de cinco gobiernos estatales a 12, de 340 municipios a 570, gobernamos a más de 40 millones de personas, tenemos mayoría en un gran número de Congresos estatales, los gobiernos estatales del PAN son los que gobiernan mejor.

Más de 80% de los militantes están contentos con el rumbo que lleva el partido, yo creo que él es una persona que hizo su trabajo, hoy entramos a una etapa en la que me toca como dirigente garantizar la equidad y lo haré, porque sé separar mi apreciación personal y afecto de la responsabilidad política que me dio el partido.

Al exterior la percepción es que Ricardo Anaya sí utilizó al partido para ser precandidato.

—No lo creo, ahí están las preferencias electorales, los sondeos de opinión, esa es la percepción que tiene la ciudadanía, el Frente va en los primeros lugares, el PAN también lo está en la propia encuesta de ustedes.

La percepción es que el PAN tuvo un presidente muy inteligente, quien con gran astucia y valor estuvo enfrentando los ataques del gobierno, eso es lo que necesitamos en México, gente valiente que se atreva a decir las cosas como son.

¿Qué sucederá en caso de que no se registre nadie, sólo Anaya?

—Yo no quiero especular sobre algo que no ha pasado todavía; en caso de que se dé, ya veremos esa circunstancia, pero yo creo que hablaría de una afinidad a una persona.

¿Como líder nacional, Ricardo Anaya usó la estructura del partido para juntar las firmas, a dos días de que sale la convocatoria?

—De ninguna manera, es absurdo decir que ya estaba preparado, el convenio fue firmado el viernes, el sábado lo votamos y salió la convocatoria. En términos numéricos, no es nada difícil juntar las firmas si tienes una fortaleza nacional; el partido no tuvo participación, eso tendrías que preguntarlo a la campaña.

Bajo ningún motivo se usó la estructura del partido, ese registro no está enfocado a una persona, tan es así que se dieron más días para registrarse, se dio un mes, lo cual no es tradicional en el partido, lo normal son 20 días. Aquí debes mostrar que tienes una representatividad, para eso son las firmas; aquí en el PAN no hay un método inventado por ahora, así se hace en todas las dirigencias de los estados y municipios.

¿Hubo doble cachucha?

—No, en política cada quien desempeña su trabajo al máximo, luego tomas decisiones. Normalmente, si lo haces bien, la ciudadanía te apoya; si lo haces mal, no. Es el mismo sentido de la reelección, se trata de un mecanismo normal: si un alcalde no hizo bien su trabajo, es desleal que después busque otra posición. Creo que si se hace un buen trabajo, la gente lo va a permitir, pero si haces un mal trabajo, la gente te va a correr.

¿La dirigencia no marginó a grupos o liderazgos?

—La decisión que tomó Margarita Zavala tuvo que ver con que se le vencía el plazo para ser candidata independiente y punto, esa fue su decisión, no quiso esperar, tan no quiso, que fue invitada en esa ocasión a la Comisión Permanente por el propio presidente [del partido], había esa apertura.

¿Se compara a Ricardo Anaya con Roberto Madrazo (PRI) por buscar la candidatura siendo presidentes de un partido?

—De ninguna manera, yo creo que Ricardo fue íntegro como dirigente, fue trabajador para sacar adelante al partido y obtuvo resultados, los mejores en la historia del PAN. Siendo dirigente tenía 90% de aprobación, ¿cómo llegas a eso?, esas son ideas que se están sembrado desde el PRI o de alguien a quien no le convenía y quería adelantar los tiempos para que se le hiciera candidata. Aquí había un liderazgo fuerte e integro.

¿Ricardo Anaya es un traidor?

—Lo que te voy a decir no es como dirigente. Anaya no es un traidor, cumple su palabra al máximo, se esfuerza siempre por cumplir sus compromisos y no hay un caso real de que eso sea cierto.

El presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, lo retó a debatir, ¿lo aceptaría?

—Siempre estaré más que dispuesto a debatir, no lo tomo como un reto, desde el día que asumí la presidencia del partido lo haría no sólo con él, sino con muchas otras personas de otro partido político. Ahí estará el PAN para dar su visión, yo soy un convencido de que los debates y el intercambio de ideas son lo que más le beneficia al país y en ese sentido, contarán conmigo siempre.

¿Ve las manos del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, detrás de Granados?

—Para Miguel Ángel Mancera todo mi respeto, es una pieza principal en la conformación del Frente Ciudadano y esperamos siga apoyando como lo ha decido. Sé que tienen mucha cercanía, eso es normal en la política, yo también la tengo, eso no implica que las personas no tengan decisiones propias.

¿Damián Zepeda es el apéndice de Ricardo Anaya?

—Yo te lo despersonalizaría, somos una dirigencia que fuimos electa para todo un periodo y somos parte de los resultados de estos dos años. Hoy me toca concluir y cualquier persona que me conozca sabe que tomo mis propias decisiones, escucho a la gente y creo que una de las características de un buen liderazgo es saber dirigir, escuchar, tener la humildad para reconocer errores y corregir el camino, tener la madurez para saber que en equipo logras más cosas, pero principalmente, tener el carácter para tomar las decisiones correctas, no sólo cuando sean sencillas.

Somos personas distintas, como dirigente y secretario nos complementábamos muy bien. Él tiene toda mi admiración y respeto, fue un presidente exitosísimo y continuaré con ese trabajo, pero el dirigente ahora se llama Damián Zepeda y haré el mejor de los trabajos con el apoyo de los órganos del partido. Tengo tres objetivos: priorizar todas las candidaturas, buscando los mejores perfiles y que no nada más sean rentables electoralmente, sino que lleven los principios del partido.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS