“Vengo aquí para gritar por mi país y celebro nuestra unidad”

A la gente no le importó la ausencia de los secretarios de Estado
Acompañado por su esposa Angélica Rivera, el presidente Enrique Peña Nieto ondeó la Bandera desde un balcón de Palacio Nacional, en una ceremonia a la que asistieron mil 400 invitados es peciales. (JOSÉ MÉNDEZ. EFE)
16/09/2017
02:01
Eduardo Hernández y Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Brigitte Arias tiene tres años y ayer se fue de fiesta al Zócalo. Temprano se alistó con una blusa blanca llena de lentejuelas plateadas y un faldón con la estampa de mujeres con el fondo de la Catedral Metropolitana. No le importó que anoche no hubiera fiesta ni cena de gala en Palacio Nacional.

Faltan 35 minutos para que el presidente Enrique Peña Nieto salga al Balcón Central de Palacio y desde ahí haga la arenga para miles de personas que casi llenaron el Zócalo, pero Brigitte se emociona al abordar el Metro en la estación Pino Suárez. Hay más de mil invitados al interior de Palacio Nacional.

El Presidente había ordenado que los secretarios de Estado que estuvieran desplegados en Chiapas y Oaxaca atendiendo la emergencia por el sismo del 7 de septiembre se mantuvieran ahí. Pero a Brigitte no le importa si están o no. Se emociona.

Pasan por revisión en Zócalo. Desde las 14:00 horas, decenas de personas arribaron a las inmediaciones del Zócalo y se formaron en los accesos al primer cuadro, con la intención de celebrar el 207 aniversario del Grito de Independencia.

Para ingresar a la explanada, los asistentes pasaron por tres filtros: primero, la revisión de la policía capitalina, cuyos elementos retiraban botellas, encendedores y sombrillas; después pasaban por el arco detector de metales y posteriormente por una revisión de tacto por personal de la Policía Federal.

Cerca de las 17:00 horas, el Zócalo comenzó a llenarse. Cientos de personas se sumaban a las filas para ingresar al Zócalo capitalino, adentro la gente tenía que aguantar estar parada por algunas horas, algunos buscaron la forma de encontrar un asiento con los accesorios de plástico que regalaban para que la gente se cubriera de la lluvia.

En punto de las 21:00 horas la gente fue llenando la explanada del Zócalo se fueron animando con la presencia de Galilea Montijo, Albertano y Arath de la Torre. Con pelucas tricolores, bigotes falsos, sombreros y algunas banderas, la gente se emocionó cuando salió el Presidente de la República. “Algunos nos han dicho acarreados, pero yo vengo aquí para gritar por mi país, yo celebro que seamos unidos, y que festejemos nuestra nación, los problemas hay que dejarlos para mañana”, dijo Carlos, de Nezahualcóyotl, Estado de México.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS