Van priístas por consulta a la base para candidatura

Corriente interna impulsa entre consejeros método de selección de abanderado presidencial
En su reciente Asamblea Nacional, el PRI aprobó la posibilidad de abrir a externos la candidatura a la Presidencia de la República en 2018 (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
17/08/2017
02:24
Ariadna García
-A +A

[email protected]

Pasada la 22 Asamblea Nacional del PRI, corrientes priístas presionarán ahora para que el Consejo Político Nacional (CPN) apruebe que el método de selección de la candidatura presidencial sea por consulta a la base, así como a simpatizantes.

La corriente Alianza Generacional, en la que participan José Encarnación Alfaro y José Ramón Martel, comenzará una estrategia para convencer a los consejeros políticos para que avalen ese método de selección.

Además, comentó Encarnación Alfaro, se buscará presionar para que el Consejo Político Nacional del PRI se lleve a cabo en la segunda semana de octubre próximo.

La Asamblea Nacional del PRI avaló sugerir al Consejo Político Nacional que analice someter a consulta a la base la designación del aspirante presidencial.

Esta facultad es del Consejo Político, pero deberá tener el aval de 16 consejos estatales.

El Consejo Político Nacional del PRI está integrado por 731 militantes. Lo encabeza el Presidente de la República, de extracción priísta, gobernadores, ex dirigentes del partido, legisladores, entre otros.

En noviembre pasado, el Consejo fue renovado y entraron la mayoría de los secretarios de Estado que conforman el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto y que están afiliados al partido.

Priístas como José Ramón Martel, José Encarnación Alfaro, Ulises Ruiz e Ivonne Ortega piden que la designación de la candidatura presidencial del tricolor la decida la base y los simpatizantes, y ahora buscarán a los consejeros para persuadirlos de ello.

A partir de la semana próxima comenzarán sus reuniones para determinar la estrategia a seguir.

“Vamos a definir la estrategia, que seguramente será tener comunicación con consejeros nacionales y estatales, convencerlos para que proceda la consulta a la base, porque es el método más adecuado de acuerdo a las circunstancias que enfrentamos”, comentó Alfaro.

La consulta a la base, señaló, no significa que el partido se va a dividir. Aclaró que eso genera fractura cuando es manipulada.

“Además, una consulta a la base no quiere decir que no puedan existir acuerdos de unidad y pueden participar uno o más aspirantes”, indicó el político.

El otro tema que se impulsará es que la sesión de Consejo Político del partido se lleve a cabo en octubre próximo, toda vez que con ello ese órgano determinará su método de selección de aspirante presidencial, además de que puede o no aprobar coalición, y con ello el Revolucionario Institucional aprovechar, en consecuencia, dos meses de precampaña que permite el Instituto Nacional Electoral (INE).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS