“Sirvo a México desde mi trinchera”: Emiliano Salinas

Asegura que el empoderamiento de las personas es su área; su empresa es filial de NXIVM, acusada de prácticas sectarias
Carlos Emiliano Salinas Empresario (JUAN BOITES. EL UNIVERSAL)
28/10/2017
02:07
Horacio Jiménez
-A +A

[email protected]

Carlos Emiliano Salinas, hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, se defiende y rechaza que su empresa EPS México (Programa de Éxito Ejecutivo), dedicada al desarrollo humano o superación personal, utilice en sus métodos de trabajo prácticas sectarias y más bien presume que sus talleres se imparten con respeto y dignidad para sus clientes.

El pasado 19 de octubre, el periódico The New York Times publicó una investigación que reveló que la organización de autoayuda NXIVM, con sede en Albany (Nueva York), utilizaba con sus clientes prácticas sectarias y de esclavitud sexual.

Por eso, Carlos Emiliano Salinas salió a explicar a qué se dedica la empresa que tiene 15 años de haberse fundado y la cual dirige desde hace 12.

Describe que en ESP México se llevan a cabo talleres de desarrollo humano a través de una evolución de las terapias tradicionales o el sicoanálisis. Duran cinco días y tienen un costo aproximado de 60 mil pesos y su empresa factura 50 millones de pesos al año. Sus clientes potenciales son personas entre los 35 y 45 años.

Se le pregunta si le interesa la política, no lo niega ni lo afirma, y responde que servir a México siempre es un honor y siempre ha tenido la aspiración de colaborar con su país, porque le ha dado tanto.

¿A qué se dedica ESP?

—ESP es una licencia de programas de desarrollo humano de una empresa en Nueva York que se llama NXIVM, que se dedica a generar herramientas, metodologías para un sinfín de temas, en específico para desarrollo humano; ESP México tiene una licencia para operarla aquí en el país. Llevamos 15 años operando la empresa, los programas son talleres de desarrollo humano o crecimiento personal.

¿Por eso se le relaciona a NXIVM con EPS?

—Sí, porque somos licenciatarios y soy uno de los directores de esta empresa desde 2005, hace 12 años. Alejandro Betancourt y yo somos los que dirigimos el capítulo México.

¿Cuánto le cobras a una persona que necesita un taller?

—Son talleres de cinco días y el taller tiene un costo aproximado de 60 mil pesos, son 10 horas al día, durante cinco días. Son 50 horas de trabajo intensivo con esta herramienta.

Las acusaciones que hace el New York Times son fuertes, ¿qué dices a esto de que en la organización hay esclavización y chantajes sexuales para mujeres?

—Como licenciatario desde hace 15 años y como responsable de impartir los programas en México, nuestras prácticas siempre han sido absolutamente apegadas al respeto a las personas, siempre han sido respetuosas con las personas con su dignidad, con su integridad, por supuesto con su integridad física, con sus creencias y con su ideología.

¿Rechazas completamente que haya esclavitud en tus métodos de trabajo?

—Son 100% apegados al respeto a las personas.

¿Conoces a Keith Raniere?

—Sí, soy licenciatario de una de sus herramientas y opero esa herramienta desde hace muchos años.

Su apellido es el que está generando todo el ruido a nivel mediático en las redes sociales

—Es importante dar estos datos para compensar lo que haya que compensar, para poder aclarar estos temas y que si hay un debate, sea acerca de los datos y de la evidencia.

¿Ves un tinte político?

—A mí me gusta pensar que, sin duda, hay un entorno, son tiempos [en los] que todos conocemos los temas que están sobre la mesa, nuestro tema es el del desarrollo humano y empoderar a la gente y ayudarle a obtener una mejor perspectiva de vida. Ha habido una área de oportunidad en términos de plantear ese tema y por eso este ejercicio que estamos haciendo de poner sobre la mesa qué es ESP México y eso va a ayudar a esclarecer el debate que se está dando.

¿El tema político no lo ves?

—Está en el entorno…

¿Es un sí o un no?

—Es la oportunidad de mostrar quiénes somos. Si eso resuelve o ayuda a que el tema evolucione, nos dará una respuesta.

¿No te interesa la carrera política?

—Servir a tu país siempre es un honor. Hay varias trincheras desde las cuales puedes servir a tu país y yo, desde hace muchos años, estoy comprometido con el tema del empoderamiento de las personas y con el tema del cambio de paradigmas que creo que tiene efectos en muchos otros ámbitos y esa es mi responsabilidad y mi trinchera.

¿Pero sí tienes aspiraciones políticas, sí o no?

—Siempre tengo la aspiración de servir a México, siempre tengo la aspiración de ofrecer algo positivo por un país que me ha dado tanto, a pesar de las áreas de oportunidad que tenemos. Como mexicanos siempre es un honor servir a nuestro país desde la sociedad civil, y es como yo escojo servir.

Después de conocer la información del New York Times, ¿tu papá qué te dijo?

—Es un punto importante porque esta es una empresa que yo he formado, es una empresa que es mía.

¿Pero tú papá no te dijo nada?

—Es mí empresa, es mi esfuerzo, es mi trabajo de 15 años y en la medida eso te lleva a enfrentar adversidades, todo mundo entiende que es un proceso natural de crecimiento.

Mantente al día con el boletín de El Universal