Pierden anayistas presidencia del Senado

Aprobación de fiscal General y Mesa Directiva pone en crisis inicio de periodo; elección de Cordero como presidente del Senado provoca enfrentamientos
Anoche el pleno del Senado avaló de forma sorpresiva al panista Ernesto Cordero, por encima de la propuesta de la dirigencia del CEN del PAN que preside Ricardo Anaya, en torno a Laura Rojas y Adriana Dávila. (CARLOS MEJÍA. EL UNIVERSAL)
01/09/2017
03:00
Misael Zavala y Suzzete Alcántara
-A +A

[email protected]

La negociación entre el PAN y el PRI por posiciones en la Cámara de Diputados y el Senado metió en un impasse al Congreso de la Unión, que hoy inicia el periodo ordinario de sesiones a punto de una crisis.

El antecedente se centra en los jaloneos entre el PAN y el PRI por el aval del fiscal General, que los blanquiazules adelantaron no aprobarán, y su acusación a que el tricolor mantiene un ataque contra su presidente, Ricardo Anaya.

Mientras los senadores avalaban anoche al presidente de la Mesa Directiva, nombramiento que recayó en el panista Ernesto Cordero, por encima del acuerdo avalado por la dirigencia de Anaya, de que fueran sus correligionarias Laura Rojas y Adriana Dávila, lo que fue considerado como “traición”, en la Cámara de Diputados el PAN no dio su aval para aprobar a la nueva Mesa Directiva.

Se espera que la nueva Mesa tome protesta en las próximas horas, la cual estaría encabezada seis meses por el diputado priísta Jorge Carlos Ramírez Marín y el resto por la legisladora Sharon Cuenca Ayala, del Partido Verde Ecologista (PVEM).

La ley marca que como ayer no hubo acuerdo, se mantiene la Mesa Directiva que venía funcionando, y tienen hasta el 5 de septiembre para lograr un arreglo. De no ser así, podría darse impasse jurídico, confirmaron especialistas.

Por lo que el Congreso de la Unión abrirá hoy el nuevo periodo de sesiones con la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados que venía trabajando, misma que es presidida por la panista Guadalupe Murguía.

Albazo al Anayismo. Con un rechazo rotundo de la mayoría de la bancada del PAN, el pleno del Senado eligió anoche a Cordero Arroyo como el presidente de la Mesa Directiva para el último año de sesiones de la actual Legislatura.

Con una votación a favor de 77 senadores, dos abstenciones y tres votos para otros candidatos (para dar un total de 82), el panista fue electo por el pleno. En otra votación se eligió a los vicepresidentes del Senado Octavio Pedroza (PAN), David Monreal (PT) y Graciela Ortiz (PRI).

La sesión se vio interrumpida por los gritos del coordinador del PAN Fernando Herrera, quien aseveró que “queda claro quiénes son los traidores y quién se ha olvidado al pueblo de México, negociando a las espaldas.

“Eso atenta contra el sano entendimiento del parlamento, es un atropello y una vergüenza, no es tolerable. Ahí está su Senado de la República, hagan lo que quieran”, expresó y abandonó el pleno.

El panista Jorge Luis Preciado también tomó la palabra para criticar que en esta votación “pudo más la cartera que la camiseta” y señaló a Cordero, Javier Lozano, Luis Lavalle y Roberto Gil de ser los responsables de haber votado una propuesta que no habían apoyado 30 de sus compañeros.

“Les hablo a ustedes, Cordero, Lozano, Lavalle, Gil, es lamentable que mientras 34 compañeros están respaldando una propuesta tengan la lastimosa necesidad de lastimar su propia dignidad para venirle a dar los votos suficientes para que tú seas nuevamente presidente del Senado.

“Qué vergüenza, cuando 34 compañeros del PAN no están de acuerdo que tú presidas [Cordero]. Qué vergüenza que alguien venga a asumir la vicepresidencia. Qué vergüenza, porque cinco años te hacen llegar a tener cierta estimación con tus compañeros, qué lástima llegar de una licencia para venir a ponerse de tapete frente al PRI”, expresó.

Preciado pidió a Cordero, ahora presidente del Senado, que renuncie al cargo o lo contrario haría todo lo posible por sacarlo de la bancada de Acción Nacional.

Senadores del PAN indicaron que los “traidores”, incluido Salvador Vega, son cercanos al ex presidente Felipe Calderón y su esposa y aspirante a la candidatura presidencial, Margarita Zavala, toda vez que éstos acordaron con el PRI, impulsar a Cordero a presidir la Mesa Directiva.

Ante los ataques al PRI por no avalar a una mujer de parte de Adriana Dávila y Marcela Torres Peimbert, Carlos Puente, coordinador del PVEM, reveló que había otra opción para votar por una mujer, la panista Mariana Gómez del Campo, pero que sus propios compañeros la rechazaron.

Panistas señalaron que el PRI y sus compañeros de bancada no respetaron el acuerdo y la decisión de la bancada. Víctor Hermosillo fue directo: “Es una traición”.

El Instituto Belisario Domínguez será presidido por PT-Morena; a cambio, el PRI se quedó con la Junta de Coordinación Política que será presidida por Gamboa Patrón. Con información de Pedro Solá

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS