PAN va contra ausentes en crisis del Congreso

Aplica sanción por votación de la Mesa Directiva en la Cámara Baja; son 10 los diputados a los que se ha castigado hasta ahora
El bloque que encabeza el PRI reunió 257 votos a favor en la sesión del 7 de septiembre y la oposición alcanzó 209 sufragios, lo que no dio la mayoría calificada para votar la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara Baja. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
17/09/2017
02:00
Horacio Jiménez
-A +A

[email protected]

En medio de una fractura al interior del PAN, la bancada del blanquiazul en San Lázaro reprendió a los 10 diputados que no acudieron a la sesión del pasado martes 5 de septiembre, en la que se preveía la votación para instalar la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

De acuerdo con información obtenida por EL UNIVERSAL, son 10 los diputados que por asuntos personales o de agenda no pudieron acudir a la sesión; sin embargo, ya comenzaron a quitarles cargos en comisiones, a otros les retiraron el transporte de la bancada (conocido como Fidelios), los excluyeron del chat interno, ya no les permiten el acceso a las reuniones previas del grupo parlamentario e incluso se prevé que también les limiten los asesores.

EL UNIVERSAL publicó el pasado 8 de septiembre que distintos diputados panistas no se presentaron a la sesión de ese martes, por lo que se determinó que recibirían una sanción y, de entrada, los excluyeron del chat interno y el vicecoordinador de Asuntos Internos, Agustín Rodríguez, ya no les permitió ingresar a la reunión plenaria previa a la sesión ordinaria del jueves 7 de septiembre, donde estuvo presente el líder nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya, al argumentar que se les negaba la entrada por “obedecer a otros intereses”.

Los 10 diputados que se ausentaron fueron: Hugo Alejo Domínguez, Apolinar Casillas Gutiérrez, Eukid Castañón Herrera, Lilia Arminda García Escobar, Francisco Gutiérrez de Velasco, Janette Ovando Reazola, Gabriela Ramírez Ramos, Rafael Valenzuela Armas, Elva Lidia Valles Olvera y Nadia Haydee Vega Olivas.

De estos 10 legisladores, se conoce que por lo menos cuatro son cercanos al aspirante presidencial panista Rafael Moreno Valle: Eukid Castañón, Elva Valles, Lilia Arminda García y Hugo Alejo. Los demás tienen distintas cercanías.

Cada voto contaba. La indicación de la dirigencia y de la coordinación parlamentaria azules para que toda la bancada tendría que acudir a la sesión del martes 5 de septiembre era clara. El objetivo era que los 109 votos que tiene la bancada del PAN se hicieran valer por si el PRI lograba subir al pleno la votación de los integrantes de la próxima Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, que encabezaría el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín.

Aquel martes, el bloque PRI-Verde-Panal-PES buscaba el apoyo de otra bancada, como Morena o el PRD, para lograr más de 300 votos que representarían las dos terceras partes del pleno y así poder instalar la Mesa Directiva.

Aquella mañana, sin la presencia de las fracciones del PAN, PRD y MC, los grupos parlamentarios del PRI, Verde, Nueva Alianza, Encuentro Social y Morena en la Junta de Coordinación Política avalaron que la planilla se sometiera a votación en el pleno, y ahí cobraban relevancia todos los votos de los diputados que lograban formar el bloque opositor.

El movimiento en San Lázaro era intenso esa mañana. Diputados iban y venían y se corría el rumor de que el tricolor ya había convencido a algunos de que no asistieran para ayudar con su ausencia a las dos-terceras partes que requería el PRI.

Incluso los coordinadores parlamentarios del PAN, PRD y MC acusaron al PRI y al gobierno federal de querer comprar legisladores de sus bancadas para doblar su voluntad y afirmaron que les pidieron a legisladores que se ausentaran, haciendoles ofrecimientos económicos o canonjías con el objetivo de que se avalara la Mesa Directiva.

El bloque opositor, que conforman PAN, PRD y MC, condicionó que hasta que no se eliminara el “pase automático”, que le daba la posibilidad al procurador Raúl Cervantes de ser el primer fiscal general de la Nación, permitirían que se instalara la Mesa Directiva.

Ese martes sí hubo votación, pero el bloque que encabeza el PRI solamente reunió 257 votos a favor y la oposición alcanzó 209 sufragios, lo que no dio la mayoría calificada, al registrarse un quórum de 468 diputados.

Un día después, el PRI cedió e informó que impulsaría una iniciativa para eliminar el “pase automático” y esto destrabó la parálisis legislativa que había en San Lázaro y el jueves 7 de septiembre pudo tomar protesta como presidente el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín.

Antecedentes. No es la primera vez que diputados opositores a Ricardo Anaya tienen diferencias con su coordinación, pues el 10 de noviembre de 2016, EL UNIVERSAL publicó que el diputado federal blanquiazul y cercano a Rafael Moreno Valle, Eukid Castañón, renunció a la vicecoordinación Política del PAN, después de que el jueves 20 de octubre los siete diputados afines al aspirante presidencial panista votaron —como el PRI— a favor de toda la Ley de Ingresos; es decir, fueron en contra de todo su grupo parlamentario. Esto molestó a su coordinador, Marko Cortés, con quien tuvo diferencias por esa situación.

Por otra parte, la vicecoordinadora del PAN en la Cámara de Diputados, Eloísa Talavera, defendió la agenda de 15 puntos que presentó el Bloque Opositor el pasado miércoles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS