No permitiré que se lucre con la tragedia: Murat

Recorre con Rosario Robles zona afectada para revisar estado de las viviendas; llama a denunciar a quienes condicionen o vendan ayuda humanitaria en el Istmo
El gobernador Alejandro Murat (primero de izq. a der.), y la titular de la Sedatu, Rosario Robles, (cuarta de izq. a der.) revisan una camioneta con ayuda humanitaria que no pudo llegar a su destino, debido a que fue aplastada.(VALENTE ROSAS. EL UNIVERSA)
11/09/2017
02:16
Dennis A. García
Juchitán, Oax.
-A +A

[email protected]

En un recorrido por las zonas de desastre, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, y la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Rosario Robles Berlanga, hicieron un llamado a no lucrar con la tragedia y reiteraron que las Fuerzas Armadas son la única vía oficial para levantar el censo de viviendas dañadas y entregar los víveres a los más de 800 mil damnificados que dejó el sismo de 8.2 grados el pasado jueves.

“Quiero ser muy claro, no voy a permitir como gobernador que se lucre con la tragedia, no hay partidos políticos, no hay religión, somos istmeños, somos una familia”, dijo.

El sismo de magnitud 8.2, el más fuerte en más de 80 años según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), dejó al menos 90 muertos, luego de que autoridades de protección civil de ese entidad confirmaron 71 fallecimientos en ese distrito.

El mandatario precisó que 41 municipios en todo el estado resultaron afectados, “más de 800 mil ciudadanos, paisanos istmeños que han perdido todo, a sus seres queridos y otro dolor que es el de perder sus viviendas que han tardado generaciones en construirse. Quiero que lo entiendan, su gobernador está aquí, no se va a ir hasta que reconstruyamos, hasta que hayamos censado”.

Las Fuerzas Armadas se encargaron de entregar los productos de primera necesidad, así como casas de campaña para que la gente tenga un techo para dormir, esto porque los pobladores de Juchitán temen regresar a sus hogares por las réplicas. Se entregaron víveres y colchonetas, y se anunció que no habrá clases en las escuelas de la región para continuar con la evaluación de daños en la estructura de los planteles.

Al tomar la palabra, Rosario Robles pidió a la ciudadanía denunciar a aquellos que traten de vender agua o alimentos, “porque no lo vamos a permitir, es una entrega gratuita, aquí están nuestras Fuerzas Armadas y nuestro Plan DN-III-E. Nadie debe lucrar con esto que está llegando, primero del gobierno federal y mucho más que va a llegar de la solidaridad de todos los mexicanos que están haciendo acopio para el Istmo”.

Respecto a las viviendas, la funcionaria pidió a los habitantes de la zona que no regresen a sus casas si están dañadas y aseguró que esta semana iniciarán el censo por los 41 municipios afectados por el sismo. “Estamos hablando de una magnitud enorme, miles de viviendas que hay que censar una por una”.

Robles Berlanga señaló que brigadas de la dependencia realizarán censos para revisar los daños e iniciar las labores de reconstrucción de las viviendas que fueron afectadas. Esto se realizará a través del seguro del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), así como con recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden).

El Comandante de la Octava Región Militar, Alfonso Duarte Mújica, dijo que se están patrullando las zonas afectadas para distribuir la ayuda humanitaria; con el personal de la Secretaría de Marina se van a instalar 30 cocinas comunitarias y albergues.

Al lugar llegaron en cuatro vuelos 250 elementos de la Policía Federal; hay 500 efectivos de la Décimo segunda Zona Naval en unidades aéreas y vehículos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS