La política no es para dividir: Peña Nieto

En elección de 2018 hay que sumar todos en favor del interés general, dice; la política es la única vía para concretar los cambios, afirma
En su mensaje de una hora y 10 minutos, el presidente Enrique Peña Nieto fijó su posición sobre la renegociación del TLCAN y dijo que la relación de México con Estados Unidos se tiene que basar en principios irrenunciables como la soberanía (LUIS CORTÉS.)
03/09/2017
03:20
Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Al rendir un mensaje a la nación con motivo de su 5to Informe de Gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto advirtió que hoy México se encuentra en la coyuntura de mantener la transformación del país o ceder a un modelo del pasado que ya fracasó, por lo que demandó “construir y proteger” el futuro.

Indicó que el proceso electoral de 2018 ofrece un espacio para la confrontación de ideas y proyectos y dejó claro que hacer política implica no convertir las diferencias en divisiones, no confundir a los rivales con enemigos y sumar a todos en favor del interés general.

“No hay que olvidar que la política es la única vía para concretar cambios positivos y duraderos en la vida de las sociedades. Por eso, la política debe reivindicarse como un instrumento de transformación al servicio de la sociedad”, dijo.

En su mensaje de una hora y 10 minutos, fijó posición sobre la renegociación del TLCAN y dijo que la relación de México con Estados Unidos se tiene que basar en principios irrenunciables como la soberanía, la defensa del interés nacional y la protección de nuestros connacionales.

“Lo he dicho y lo reitero: No aceptaremos nada que vaya en contra de nuestra dignidad como nación. Siempre en unidad, defenderemos la dignidad de México y el interés nacional. Como parte de América del Norte, buscamos sumar esfuerzos para que el bloque económico que conformamos sea cada vez más dinámico, próspero y competitivo”, afirmó.

Sobre el TLCAN, dijo que el objetivo de México es consolidar este acuerdo como un instrumento de integración regional, dando plena certidumbre al comercio y a las inversiones entre México, Canadá y Estados Unidos.

Ante el gabinete en pleno, todos los gobernadores, representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, presidentes de órganos autónomos, mil 500 invitados especiales y con ausencia de los líderes del PAN, Ricardo Anaya, y del PRD, Alejandra Barrales, pidió mantener la ruta de transformación.

En Palacio Nacional, el Presidente enlistó los cambios consolidados en su mandato para renovar el marco jurídico, fortalecer las instituciones para combatir la inseguridad y mejorar la justicia en el país.

Además, destacó que hoy hay avances en el combate a la pobreza y las carencias sociales, se han sentado las bases para que la educación sea la fuerza transformadora del país, tenemos una economía con inversiones, empleo y consumo en niveles históricos, así como exportaciones y turismo en cifras récord.

Agregó que el diálogo de México con otras naciones y la presencia del país en el mundo son cada vez más activos y propositivos. “Los logros obtenidos no son exclusivos de un partido político ni de un gobierno, sino de todo el país. Se trata de avances importantes, pero todavía hay mucho por hacer”, aceptó.

Al hacer el balance de la administración pública federal, previo al arranque de su último año de mandato, admitió que la inseguridad es aún una amenaza para la sociedad y uno de los mayores desafíos para los mexicanos, pues millones siguen sin poder ejercer sus derechos sociales.

Pidió seguir trabajando para que la economía despliegue su potencial y genere las oportunidades de empleo y prosperidad que se requieren.

“Un contexto internacional incierto seguirá poniendo a prueba a nuestra diplomacia y política comercial. Es verdad, no hemos alcanzado los niveles de desarrollo y bienestar que deseamos, pero México está mejor que hace cinco años.

“Y lo más importante es que hemos sentado las bases para que en cinco años estemos mejor que hoy. Aprovechando los avances que nuestro país ha tenido a lo largo de décadas, hemos dado nuevos pasos hacia un mayor bienestar”, dijo e indicó que así han evolucionado las naciones con mejores estándares de vida.

De mantenerse y profundizarse los cambios realizados, dijo, México podrá convertirse en un país plenamente desarrollado en menos de dos décadas. Nuestro país debe seguir cambiando, pero el cambio positivo no ocurrirá por sí solo, sino con el esfuerzo de todos.

Consideró que cualquier ruta hacia adelante requerirá el esfuerzo de todos los mexicanos y sus instituciones y que la única vía segura hacia el desarrollo es trabajar con responsabilidad y en unidad.

El Presidente recalcó que los ciudadanos exigen a sus autoridades continuar en la ruta de la renovación y el cambio “y estamos comprometidos a hacerlo”. Por lo que, dijo, seguirá trabajando para avanzar más rápido y ofrecer mejores resultados a la sociedad, a fin de que los mexicanos ejerzan todos sus derechos.

“Mi objetivo es rendir buenas cuentas a la sociedad de hoy y contribuir a dejar una mejor nación para los mexicanos del mañana. Con la certeza que nos da haber transformado a nuestro país en los últimos años, los mexicanos continuaremos el cambio con rumbo, como así lo hemos emprendido”, afirmó.

El mandatario aseguró que con convicción y claridad de objetivos se mantendrá en “el rumbo firme” para llegar al destino de bienestar que por tantos años ha buscado.

Peña Nieto dividió su mensaje en una introducción; siguió con el desglose de avances de su gobierno en los cincos grandes ejes de su administración: México en paz, México incluyente, México con educación de calidad, México próspero y México con mayor responsabilidad global.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS