La guerra sucia por 2018 ya empezó: AMLO

Calumnias, que México pueda terminar como Venezuela, asegura; Dolores Padierna e Ifigenia Martínez se suman a su proyecto
Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de Morena, dio la bienvenida a más firmantes de su Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México, en un evento realizado en el Monumento a la Revolución (ARIEL OJEDA)
04/09/2017
02:02
Carina García
-A +A

[email protected]

“La guerra sucia ya empezó y la van a intensificar”, advirtió ayer Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de Morena, al señalar como muestra las “calumnias” expresadas por el presidente Enrique Peña Nieto la víspera, cuando dijo que hay una opción para 2018 que plantea el regreso al pasado o un salto a la “izquierda demagógica”.

Los adversarios, advirtió López Obrador, buscan “espantar, asustar, meter miedo”, repudió el dirigente, al anticipar que al final, no lo destruirán políticamente. 

“Es una desgracia escuchar a Peña decir que México puede convertirse en Venezuela, da pena ajena porque se trata de un vulgar calumniador. No tiene ninguna prueba”, dijo López Obrador en el Monumento a la Revolución, en donde, al vencer el plazo que él mismo fijó para sumarse e ir juntos en 2018, dio la bienvenida a más firmantes de su Acuerdo Político de Unidad por la Prosperidad del Pueblo y el Renacimiento de México.

A cinco días de que inicie el proceso rumbo a la elección presidencial de 2018, López Obrador ubicó seis dichos sobre él que son “guerra sucia”, y los desmintió: que hará de México un Venezuela; que es igual a los presidentes Nicolás Maduro o al de Estados Unidos, Donald Trump; que está contra la religión, los empresarios y el Ejército.

“Ni Maduro, ni Donald Trump. Esto es un movimiento que se inspira en lo mejor de nuestra historia”, dijo.

Aseguró que de todas esas acusaciones saldrá ileso: “No me preocupa tanto, porque tenemos autoridad moral. Ese es nuestro escudo protector. Desde hace años han querido destruirnos políticamente y no han podido”.

Lo que le preocupa, reconoció, es la compra del voto, porque da resultado dada la pobreza de la gente, por lo que llamó a hacerle frente.

El político se refirió a la elección de 2018 y sostuvo que Morena enfrentará juntos a PRI y PAN en la elección presidencial. Es predecible “lo que están tramando: la mafia va a palomear, a imponer al candidato del PRI y al candidato del PAN para ver cuál de los dos levanta y, antes de las elecciones, hacer a un lado a uno, al que se quede atrás, como le hicieron con Roberto Madrazo en 2006 o con Josefina Vázquez Mota en 2012”.

En su mitin, aseguró que “la mafia” impondrá candidato presidencial del PAN y del PRI y las pugnas que viven ambos son porque se les hace “bolas” el acuerdo. En cambio en Morena, festejó, “ya sabemos a dónde vamos”.

López Obrador atestiguó la Firma del Acuerdo, al que sumó a cuando menos tres dirigentes que aún pertenecen al PRD: a la fundadora perredista Ifigenia Martínez, al integrante de la dirigencia del sol azteca Carlos Sotelo y al ex senador Pablo Gómez. Firmaron también la ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Olga Sánchez Cordero, y los actores Sergio Mayer Bretón y Omar Fierro.

Con porras fue recibida la senadora Dolores Padierna, quien apenas renunció el viernes al PRD, aunque no acudió su esposo, René Bejarano, quien también dejó ese partido pero permanece distanciado de López Obrador desde los videoescándalos de 2004, en los que fue sorprendido mientras recibía fajos de billetes presuntamente para campañas perredistas y supuesto apoyo al tabasqueño.

Otros que firmaron fueron los ex priístas y diputados de Nuevo León Gabriel Cantú y Eugenio Montiel Amoroso, para quienes hubo algunos abucheos.

“Habrá para todos”. Ante miles de seguidores López Obrador se refirió a la disputa interna en Morena por la candidatura a jefe de Gobierno de la Ciudad de México, entre Claudia Sheinbaum, jefa delegacional en Tlalpan, y Ricardo Monreal en Cuauhtémoc, quien se ha inconformado por no resultar electo “coordinador” en la capital.

Sin mencionarlos, demandó no olvidar el objetivo superior, la transformación de México, no los cargos, “no es el quítate tú, porque quiero yo”.

“Hay veces que se piensa que lo más importante son los cargos y brota la ambición y la calentura”, advirtió el tabasqueño.

“Que nos importe hacer historia, no ocupar un cargo. Además, si se va a triunfar va a haber muchas oportunidades para participar. No todo son candidaturas”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS