La bufalada y la manipulación digital

Es posible inflar casi cualquier votación que aparezca en las redes sociales
Simpatizantes priístas, durante el registro de José Antonio Meade como aspirante presidencial. (IVAN STEPHENS. EL UNIVERSAL)
05/12/2017
02:18
Alonso Cedeño
-A +A

En los más antiguos rituales de la política mexicana, “la bufalada” se refería al desfile de adhesiones, respaldos, expresiones, felicitaciones, promesas de lealtad y ridículos besamanos que los priístas ungidos con la candidatura a la Presidencia del país recibían de los sectores, gobernadores y notables del partido. Era la oportunidad de corear armónicamente el grito de unidad para demostrar que la disciplina se impone, la estructura está intacta, la maquinaria aceitada y que “nada es imposible si trabajamos unidos”, frase con la que concluye el más reciente video que circula por WhatsApp entre las “fuerzas vivas” del @PRI_Nacional.

Son tiempos distintos, y a ellos quisieron y malograron adaptarse los vetustos, de edad o de formas, líderes de la Centrales Obreras o de las Confederaciones Campesinas y Populares, pero también fallaron los “jóvenes” y “nativos digitales” del partido más odiado de México (no es opinión, es consenso de las principales encuestas).

La cargada digital mantiene un objetivo ganar en la percepción, abusando de todos los sondeos en Twitter y en Facebook, el mismo @LopezDóriga al anunciar sus resultados sorprendió con un dato, había casi voto y medio por segundo. Para nadie es sorpresa que estos “sondeos” de opinión se pueden alterar. Basta buscar “buy twitter Poll votes” en Google y obtendrá cerca de 20 millones de resultados, algunos inclusive patrocinados.

El costo, desde un dólar por voto en las páginas convencionales, aunque hay agencias que prometen lo mismo desde 5 pesos si se compra un paquete considerable. No se requiere ser experto, basta con tener una cuenta de PayPal y es posible inflar casi cualquier votación digital. Inclusive en una página china de venta de votos se encontró los sondeos desde la cuenta de @JoseCardenas1 como uno de los favoritos de los compradores.

laboratorio1_53292310.jpg
Foto: Cerca de 20 millones de resultados, tras buscar “buy twitter Poll votes”. (TOMADA DE INTERNET)
 

Para no quedarnos con la duda, compramos 500 votos desde la página www.fastfollowerz.com por 81.24 USD (antes de nuestro cupón de descuento de 20% que también encontramos en línea). Utilizamos el sondeo de @LopezDoriga, a quien por cierto la herramienta de Fake Followers le asigna un tremendo 85% de seguidores falsos. En cuestión de minutos nuestros votos se habían reflejado. Asumiendo que entre 3 de la mañana y 3:22 no hubiera otras 500 personas votando por la misma opción.

Lo más curioso fue darnos cuenta de que había dos algoritmos, o unos pobres muchachos desvelados funcionando en el mismo sondeo. La misión era mantener al precandidato del PRI como ganador, y por cada punto de crecimiento de un adversario él debía mantenerse en el porcentaje alcanzado, para lo cual debía incrementar su votación en relación de 3 a 1. También descubrimos tras realizar algunas transacciones menores pero esporádicas para poder confirmar la tendencia que la opción López Obrador intentaba mantenerse al registrar un voto por cada voto para Meade.

¿Cuál sería el límite de los algoritmos, robots o compra de votos que tenían destinados para este ejercicio de percepción aquellos que inducían opinión a favor del Meade o de Lopez Obrador?, no lo sé, pero faltando pocas horas para el cierre del sondeo los apoyadores de Meade modificaron la estrategia para inflar 5 a 1 cada mención. Por esta ocasión el equipo digital a cargo de esa opción se vió mas hábil, no fue una cuestión de recursos, simplemente supieron cuándo y cómo aventar la cargada de votos.

Lo mismo sucedió en las tendencias, en los aplaudidores digitales, en las páginas de Facebook que desde hace una semana inundan nuestros muros, a favor y en contra de Meade y de Lopez Obrador, ambas facciones intentan hacer de esto una contienda de dos, el nuevo PRI contra el más viejo y recalcitrante PRI, en el papel a ambos candidatos les queda la etiqueta. Los ataques ya comenzaron, desde la amnistía al narco a la investigación de la PGR contra el vocero de Meade, también los spots, las parodias y las fanfarrias. Todas todas las viejas formas en los nuevos medios.

Nada nuevo en la arena digital, notas falsas, seguidores falsos, manipulación de la opinión, gasto excesivo, compra de opinólogos y portales a sueldo. Y eso que según la autoridad, en medios digitales inexistente, las campañas aun no empiezan.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS