Instalan "zoológico" de peluches en la Cámara de Diputados

La Sociedad Mexicana para la Conservación de la Biodiversidad busca que las personas “adopten un peluche” para concientizar sobre la ilegalidad de comprar animales silvestres
Llega zoológico a la Cámara de Diputados
Fotografía: Alejandra Canchola
24/04/2018
20:30
Alejandra Canchola y Yael Zárate
-A +A

Osos negros, ajolotes, colibríes, teporingos, elefantes y tiburones llegaron a la Cámara de Diputados a través del Zoológico de Peluche, instalado en este recinto legislativo, con la finalidad de concientizar sobre la ilegalidad de comprar animales silvestres.

La Sociedad Mexicana para la Conservación de la Biodiversidad instaló en San Lázaro esta exposición para que las personas “adopten un peluche y eviten comprar fauna”.

En entrevista con EL UNVERSAL, José Orozco, presidente de la organización, puntualizó que del total de especies animales que habitan el territorio nacional, conocemos aproximadamente el 10%.

Sobre especies como el ajolote mexicano, que se encuentra en peligro de extinción, Orozco detalló que “antes había seis mil ajolotes por metro cuadrado en Xochimilco, y ahora hay sólo tres, eso quiere decir que, si en dos años no cuidamos a esta especie, puede desaparecer”.

“Es un animal fantástico, regenera cualquier parte de su cuerpo, gracias a su ADN, que es 10 veces más grande y complicado que el del ser humano”, comentó.

Además, México cuenta con 1.9 millones de kilómetros cuadrados de superficie terrestre, pero tres veces más de territorio marino, 3.4 millones. “Ahí viven más de 3 mil especies de animales marinos, más los de las zonas abismales que no conocemos”, señaló Orozco.

En la diversidad marina, nuestro país cuenta con especies como el punta negra, el tiburón tigre, especies de tortugas como la mydas, también conocida como tortuga verde; delfines, pez sierra, y la medusa.

Otra especie endémica de México, cuyo hábitat se está destruyendo es la rana Tláloc, también conocida como Tlalochi, cuyo sonido es muy característico, parecido al cantar de los grillos, que en la época prehispánica era considerado el canto que tranquilizaba al dios de la lluvia.

mpb

Mantente al día con el boletín de El Universal