Gobernadores de AN: no hay guerra con gobierno

En comida privada se reúnen con su presidente; le expresan apoyo; pactan mandatarios que ellos negociarán presupuesto con SHCP
Los gobernadores panistas se reunieron en privado con el dirigente de su partido en el Club de Banqueros, ubicado en el centro de la Ciudad de México (ALONSO ROMERO. EL UNIVERSAL)
31/08/2017
02:17
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Gobernadores de extracción panista rechazaron que su partido le haya declarado la guerra a las instituciones, como lo ha dicho el presidente del albiazul, Ricardo Anaya.

Ayer, el líder panista se reunió en privado con los gobernadores de su partido en el Club de Banqueros, ubicado en el centro de la Ciudad de México. Previamente, habían participado en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, en Palacio Nacional.

A la comida con Ricardo Anaya arribaron los gobernadores Javier Corral, de Chihuahua; Miguel Ángel Yunes, de Veracruz; Francisco Vega de la Madrid, de Baja California; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; José Rosas Aispuro, de Durango; Antonio Gali Fayad, de Puebla; Francisco Domínguez, de Querétaro, y Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas.

A la salida del encuentro, que duró unas tres horas, el mandatario de Durango afirmó a EL UNIVERSAL que hubo coincidencia en que el PAN no está en guerra contra las instituciones ni aquellos que la representan. Aclaró que hay respaldo y solidaridad con Ricardo Anaya, pero “en ningún momento se habla de guerra”.

“No es que no se le esté apoyando al presidente Ricardo Anaya, sino que más bien todo mundo coincidimos, él mismo también, que no hay esa guerra.

“Hay respaldo, hay solidaridad con él [Ricardo Anaya], pero en ningún momento se habla de guerra, es una interpretación que se le ha dado, pero no hay guerra contra las instituciones, ni contra quienes las representan”, aseveró el gobernador.

Hace seis días, el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, se declaró en estado de guerra contra el gobierno federal y el PRI, a quienes acusó de una campaña en su contra por impedir que el procurador General de la República, Raúl Cervantes, tenga el pase automático para convertirse en fiscal general por los próximos nueve años.

Al respecto, el gobernador Rosas Aispuro aclaró: “No hay ninguna guerra, el presidente no ha hablado de una guerra. Esa no es una guerra, creo que puede haber posiciones diferentes, pero guerra en ningún momento se habla de eso, que quede claro.

“Estamos hablando de que hay posturas, puntos de vista naturalmente por el momento que vivimos que pueden ser divergentes, pero eso no quiere decir que exista una guerra”, detalló el mandatario duranguense.

Explicó también que la reunión con sus pares panistas fue para detallar los pormenores de los informes de labores que comenzarán a presentar.

De acuerdo con asistentes al encuentro, la principal conclusión entre la dirigencia y los gobernadores es que Anaya y los coordinadores no serán los interlocutores para el tema de presupuesto. Señalaron que se verá gobernador por gobernador y recordaron que el PRI tiene mayoría suficiente para sacarla sin el PAN. “No habrá bolsas para reasignaciones, mejor conocido como ‘moches’”, advirtieron.

Asuntos internos. Cuestionado al respecto, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, se negó a declarar bajo el argumento de que fue una reunión interna del partido.

Previo al encuentro, alrededor de las 15:30 horas, el presidente nacional del albiazul llegó caminando junto al gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez.

A su llegada al Club de Banqueros de México, el líder panista detalló a EL UNIVERSAL que el motivo de la reunión sería platicar en privado con sus gobernadores sobre temas internos del PAN.

“Vamos a platicar en privado un ratito, sobre temas generales del partido”, sostuvo el dirigente de Acción Nacional.

Al encuentro también asistió el secretario general de Acción Nacional, Damián Zepeda. El lunes pasado Ricardo Anaya ofreció una conferencia de prensa para informar que valora acudir a instancias internacionales para demandar al gobierno federal por el uso de faccioso de datos personales de su familia política.

“Estamos valorando seriamente presentar un recurso ante una instancia internacional, es evidente que no hay una instancia federal ante la cual lo podamos hacer, ni modo que vaya a la Procuraduría General de la República, con quien pretende convertirse en un fiscal. Es probable que lo llevemos ante una instancia internacional”, expresó.

 

Señaló que el gobierno ha emprendido una campaña en su contra. “El depositario de esta información es la Secretaría de Relaciones Exteriores, los que tienen acceso a esas fotografías son las áreas de inteligencia y seguridad nacional, lo que no hay duda es que fue el gobierno federal”.

Dijo entonces que son ataques del gobierno federal para consumar un plan de impunidad transexenal, al querer hacer un pase automático del actual procurador General de la República, Raúl Cervantes, para convertirlo en fiscal general de la nación por los próximos nueve años.

“Hemos tocado el corazón del plan de impunidad transexenal que implica un fiscal incondicional de este gobierno”, dijo entonces.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS