EU: corrupción, violencia y economía, clave en comicios

Elección en México, con mínimo apoyo a partidos: director de Inteligencia Nacional; asegura que entorno político en Latinoamérica se caracteriza por frustración
De izquierda a derecha, los directores Christopher Wray (FBI), Mike Pompeo (CIA), Dan Coats (Inteligencia Nacional), Robert Ashley (Agencia de Inteligencia de Defensa), Michael Rogers (NSA) y Robert Cardillo (NGA). (JIM LO SCALZO. EFE)
14/02/2018
04:06
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington
-A +A

[email protected]

Durante su declaración ante el Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos, Daniel R. Coats, director de Inteligencia Nacional, señaló que “una característica clave del entorno político de América Latina durante 2018 es, casi con certeza, la frustración de la población” que ve en sus países un bajo crecimiento económico, escándalos de corrupción y “la actividad delictiva endémica en algunos países”.

Señaló que las elecciones presidenciales, “incluidas las de México y Colombia, tendrán lugar en un momento en que el apoyo a los partidos políticos y las instituciones de gobierno se encuentra en mínimos históricos y podría reforzar el atractivo de los candidatos externos”.

En el caso particular de México, dijo que en las elecciones presidenciales y legislativas de julio próximo, “la corrupción, la violencia y una economía tibia serán temas clave”.

“El gobierno mexicano ha progresado lentamente en la implementación de reformas y continuará confiando en los militares para liderar los esfuerzos antinarcóticos”, añadió.

Explicó que pese a tener “sólidos fundamentos económicos”, la “incertidumbre sobre las relaciones comerciales y una inflación mayor a la esperada podrían desacelerar aún más el crecimiento económico.

“El presidente Enrique Peña Nieto se está enfocando en las prioridades nacionales, incluida la recuperación de los terremotos de septiembre pasado y la gestión de los impactos de posibles cambios en las políticas estadounidenses antes de las elecciones. En los últimos años, la migración mexicana con destino a Estados Unidos ha sido negativa, pero podría aumentar si disminuye la oportunidad económica en el país”, dijo.

Preocupa disgregación de cárteles. Los principales líderes de las agencias de inteligencia de Estados Unidos mostraron ayer su preocupación por la disgregación entre los cárteles mexicanos en los últimos años, hecho que estaría relacionado con las altas tasas de criminalidad en México y el crecimiento de mercado negro de fentanilo que llega a la Unión Americana, a través de las redes de distribución del narcotráfico en el país.

En una audiencia en el Senado sobre las principales amenazas a las que se enfrenta Estados Unidos, el director de la Agencia de Inteligencia de Defensa, Robert Ashley, dijo que “lo que ha cambiado en México” en los últimos tiempos ha sido que “cinco cárteles se han convertido en 20”, un “sobrecrecimiento” que ha provocado el aumento de la violencia.

Dan Coats reconoció que la violencia y el narcotráfico de bandas criminales y pandillas es un “problema recurrente”, tanto para el gobierno mexicano como el estadounidense.

A pesar de los “arrestos de alto nivel” de los últimos años —cuantificados en el “centenar”— y el desmantelamiento de laboratorios de producción de droga, Coats aseguró que las fuerzas de seguridad mexicanas están “casi desbordadas” y al límite en el control tanto de la violencia como del narcotráfico.

El líder de la inteligencia estadounidense añadió que México está colaborando con Estados Unidos para poner freno a este flagelo, y reconoció que su país también debe hacer su tarea y controlar sus “propios problemas”, especialmente el de la demanda de droga, una aseveración que los principales líderes estadounidenses en seguridad y diplomacia llevan meses mencionando.

Para Christopher Wray, la amenaza que llega desde México y que se ha incrementado en los últimos años es el mercado negro de fentanilo, droga sintética que estaría siendo enviada desde China a los cárteles mexicanos para que ellos la introdujeran en Estados Unidos, a través de los canales tradicionales del narcotráfico.

En su último reporte sobre la amenaza de la droga en el país, la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), apuntaba al fentanilo como uno de los principales problemas y desafíos a los que debían enfrentarse las fuerzas de seguridad. La DEA señaló el rápido crecimiento de su tráfico ilícito a través de la frontera con México.

Según el director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), los cárteles mexicanos se aprovechan del bajo costo de la fabricación e importación de esta droga, para virar hacia ese mercado y conseguir grandes beneficios, poniendo “enormes cantidades [de fentanilo] en nuestras calles”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios