“El PRD cayó enla burocratización”

Ángel Ávila Romero Presidente del Consejo Nacional del PRD (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
15/11/2017
02:15
Misael Zavala
-A +A

[email protected]

Ángel Ávila Romero, presidente del Consejo Nacional del PRD, aspira a presidir su partido y admite que han caído en viejas prácticas como la compra de votos, el acarreo y no dejar ejercer en libertad el sufragio ciudadano. Por ello, asegura que al perredismo le hace falta una renovación, así como dejar de ser un instituto político con características burocráticas.

En entrevista con EL UNIVERSAL, afirma que no “le marean” los cargos, aunque directamente explica: “Me interesa mucho ser el próximo presidente nacional del PRD”, partido al que conoce hace dos décadas, cuando tenía solamente 17 años.

“Creo que hubo cierta corporativización de las prácticas políticas del PRD, no le supimos dar el verdadero valor a los ciudadanos y se copiaron algunas prácticas del pasado en término de votos, de acarreos, de no dejar ejercer la libertad de la elección al ciudadano”, reconoce.

Integrante de la corriente Nueva Izquierda, o “Los Chuchos”, detalla que el 11 de diciembre próximo se realizará el consejo electivo para sustituir a la actual presidenta nacional del partido, la senadora Alejandra Barrales Magdaleno.
 

¿El 11 de diciembre próximo el PRD estaría firmando un convenio de coalición con el PAN y MC?

—Sí. El Consejo Nacional delegó la facultad al CEN para que apruebe los convenios de coalición y éste puede que lo apruebe la primera semana de diciembre.

 

¿Usted quiere ser el próximo presidente nacional del partido que encabece la coalición en 2018?

—Sí, a mí me interesa mucho ser el próximo presidente nacional del PRD. Creo que conozco el partido desde hace más de 20 años, he sido desde brigadista y coordinador distrital hasta dirigente nacional de los jóvenes y coordinador hace varias campañas.

Hoy soy presidente del Consejo Nacional del PRD, conozco muy bien la estructura interna del partido y a sus cuadros, pero lo más importante es que puedo representar ese cambio generacional.

Al PRD le hace falta una renovación de ideas, una renovación de sus prácticas políticas, así como una renovación de su ideología, de cómo se asume como un partido de izquierda en el siglo XXI.
 

¿Prefiere la dirigencia del partido, el Senado o una diputación federal?

—Yo estaré donde el partido crea que puedo hacer el mejor papel rumbo a las elecciones de 2018, no me marean los cargos, me importa más que logremos ganar con los ciudadanos en los comicios. Lo que me interesa más es qué país le voy a dejar a mi hija Alejandra, quien tiene cuatro años.

Ser senador, diputado o dirigente del partido es lo de menos, la familia y la sociedad son lo más importante.

 

¿El PRD adoptó o copió prácticas políticas del PRI?

—Veo que en algunos gobiernos se llegaron a hacer. Creo que hubo una cierta corporativización de la práctica política del PRD, no le supimos dar su verdadero valor a los ciudadanos y se copiaron algunas prácticas del pasado en términos de votos, de acarreos, así como de no dejar ejercer la libertad de la elección al ciudadano.

 

¿Y en las prácticas internas?

—El tema de las luchas entre tribus y de la pugna por la hegemonía del partido a toda costa tampoco puede ser el futuro del PRD. El partido no se parece nada a Morena, ni al PRI, porque en ellos decide un solo personaje. La izquierda del siglo XXI significa desterrar esa idea del caudillismo y yo represento esta nueva visión.

 

¿Los Chuchos [Nueva Izquierda] regresarán a la dirigencia del PRD?

—Como Nueva Izquierda haremos todo lo posible para que nuestra posición política pueda tener el mayor número de apoyo y el respaldo para que la corriente pueda estar al frente del partido.

 

¿Cuál es la crítica hacia el partido? ¿Qué le ha fallado?

—El PRD se ha burocratizado. Hemos dejado de hablar de los problemas de los ciudadanos para concentrarnos en los temas internos, de las corrientes.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS