"De Ochoa Reza, sólo maltrato e indiferencia"

Renunció al PRI por falta de apoyo del dirigente; no se suma a Morena a cambio de candidatura, dice
Ex priísta, senador por el PT-Morena, Miguel Ángel Chico Herrera. Foto: CORTESÍA
26/02/2018
03:01
Alberto Morales
-A +A

[email protected]

El senador Miguel Ángel Chico Herrera afirma que el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, tiene un liderazgo “inusual” y maneja los temas políticos de manera muy distinta a sus antecesores, porque no dialoga con quienes no pertenecen a su grupo.

En entrevista telefónica, el legislador por Guanajuato, quien el sábado 17 de febrero renunció a 40 años de militancia dentro del tricolor y se sumó al movimiento de Andrés Manuel López Obrador, acusa que en más de cinco ocasiones buscó a Ochoa Reza para expresarle su intención de ir por la candidatura a la gubernatura de Guanajuato, pero no tuvo respuesta.

Rechaza que se haya sumado al proyecto de Morena a cambio de una candidatura por una diputación federal, pues dice que incluso para él fue una sorpresa ese cargo. No obstante, señala que se trata de un reconocimiento de los dirigentes de Morena al capital político que ha construido por décadas en su estado.

¿Qué es lo que está pasando al interior del PRI?

—Desde el sábado antepasado no pertenezco al PRI, pero en el partido es un liderazgo inusual el que tiene Enrique Ochoa. Él maneja las cosas y los temas políticos de una forma muy distinta a otros liderazgos como César Camacho, Manlio Fabio Beltrones, Beatriz Paredes o Pedro Joaquín Coldwell, por mencionar los últimos presidentes. El diálogo, por lo menos en mi caso, no se dio. Se pidió una cita con el presidente [Ochoa Reza], respetando su agenda, se platicó, se le informó de mi aspiración y yo no tuve la oportunidad de platicar con él.

¿Cuántas veces solicitó la cita?

—Por lo menos cinco veces. La secretaria nos comentaba que estábamos enlistados. Vía WhatsApp, le hablé al doctor [Ochoa Reza] de mi aspiración, que hubiera querido platicar con él.

Entonces vienen los tiempos de Guanajuato, nunca tuvimos una reunión previa. Sé que el actual precandidato del PRI al gobierno del estado —el senador Gerardo Sánchez— no sólo fue recibido una o dos ocasiones, en sus redes sociales vi fácilmente arriba de 10 veces.

Incluso con su estructura para su informe de labores legislativas, envió al secretario del Consejo Político Nacional. Para mi informe yo no tuve ningún enviado. Yo entiendo que no éramos de su equipo, que no quisiera dialogar conmigo, pero como militante y senador, tenía todo el derecho de ser escuchado.

¿Hubo un trato diferenciado?

—El acabose, lo inaudito y lo increíble es que el actual candidato me llama por teléfono para decirme que él había sido escogido candidato a la gubernatura de Guanajuato y que al día siguiente había una reunión del CEN a la cual me invitaba, eso verdaderamente es increíble.

Yo le contesté que le deseaba suerte, pero que primero me informaran que él era el elegido como candidato y que debía ser Enrique Ochoa.

¿Enrique Ochoa Reza le contestaba los mensajes que le enviaba por WhatsApp?

—A veces sí, a veces no.

Esas veces que sí le respondió, ¿qué fue lo que le escribió?

—Bueno, cuando le mandé un informe de mis actividades, me reconoció el informe, pero no tuve una cita de manera personal en el Comité Nacional para platicar el caso.

Cuando le mencionó su aspiración a la gubernatura, ¿él le respondió algo?

—No, solamente que platicaríamos, pero no platicamos.

Cuando dice “un liderazgo inusual”, ¿se refiere a un trato diferente por no ser de su grupo?

—Sí, yo lo dije en mi carta [de renuncia]. Maltrato e indiferencia, claro, yo tengo un capital político, no sé si bueno, malo o regular, pero es un capital político que está aquí en Guanajuato. Para mí es bueno y es importante, pero bueno, no le interesó al líder nacional del PRI ni al Comité Estatal.

¿Ese maltrato lo ha visto en otros de sus compañeros?

—Mira, yo no quisiera hablar por otras personas. Tendrán que ser otros los que digan, quienes lo comenten. He visto por ejemplo la carta de renuncia de Toño Astiazarán, de Sonora; he sabido que Ochoa no dialoga, que ha quitado delegados de partidos sin avisarles. Creo que lo cortés no quita lo valiente.

En esas circunstancias, ¿cómo fue que tomó esta decisión?

—Tuvimos un acercamiento con la dirigencia estatal de Morena en Guanajuato y con la dirigencia nacional, posteriormente con la presidenta Polevnsky y con el dirigente estatal Ernesto Prieto, pero también me reuní y he platicado con los enlaces nacionales Leonel Godoy, además de con el doctor Ricardo Monreal.

¿En qué fechas se reunieron?

—Platicábamos sobre temas de Guanajuato, temas que yo he desarrollado políticamente. El domingo 11 de febrero en un desayuno que tuve en León, el licenciado López Obrador platicó conmigo unos minutos y quedamos en que yo haría pública mi renuncia al PRI.

¿Cómo fue ese encuentro? ¿Qué le dijo López Obrador?

—El licenciado López Obrador vino a Guanajuato y en una reunión muy breve platicamos, de los temas que han pasado en el PRI, lo platicaba con un compañero y no es el PRI que vivimos antes.

¿Qué lo anima a sumarse a Morena a usted que militó por 40 años en el PRI?

—Lo que me ha animado es el proyecto de Andrés Manuel López Obrador de atacar la impunidad, atacar la corrupción y también estos liderazgos, la presidenta Yeidckol, el doctor Ricardo Monreal, todos ellos reconocieron mi carrera política y eso me anima para seguir adelante con ellos.

¿Y eso pesó debido a que usted buscaba la gubernatura, no una diputación?

—Lo que sucedió es que yo cuando me sumé a Morena, no me sumé a ninguna candidatura. Me sumé por convicción, porque creo [en el proyecto], y luego ya viene posteriormente este tema de la diputación. No se trató de una negociación o que me hayan ofrecido una candidatura para venirme acá [a Morena].

¿En realidad no fue una negociación como parece?

—La verdad así fue, incluso para mí fue sorpresivo [la diputación plurinominal], pero agradezco la atención que se me da.

Entiendo que se reunió el sábado con su ex líder en el Senado Emilio Gamboa, ¿qué le dijo?

—Bueno mi relación con él es buena. Platicamos de lo que yo viví en el PRI e intercambiamos puntos de vista, pero claro, él siempre buscó que pudiera quedarme en el PRI, pero ya era una decisión tomada.

¿Cómo se siente tras su decisión de renunciar al PRI?

—Es triste. Bueno, el PRI me dio la oportunidad de participar, lo reconozco, pero en este momento en el que yo, de una manera, creyendo en las formas de lo que fue mi partido, creyendo en lo que se dio en la Asamblea Nacional, que llegarían candidatos a puestos de elección popular, sin mancha de corrupción, creyendo lo que se dijo en la asamblea y en lo que se había platicado posteriormente, que habría negociaciones para llegar a consensos y candidaturas verdaderas de unidad, pues me entristece y me molesta que no se haya respetado la presencia que durante estos años había construido con el PRI.

¿No se aferró a la candidatura?

—Yo hubiera entendido si hubiéramos tenido una reunión en el CEN [Consejo Ejecutivo Nacional] sobre que yo no iba a ser el candidato, que me hubieran explicado por qué; yo lo hubiera entendido si hubiera una explicación que me fuera convincente y ahorita yo no tendría argumentos para separarme del PRI, ni tampoco para estar molesto.

¿Se hubiera disciplinado?

—Sí, exactamente. A veces entiendo que la cancha no es pareja, pero no tan cargada a un lado. No te recibe el presidente [Ochoa Reza] y lo recibe a él [Sánchez] y a su estructura, porque tiene secuestrado al PRI acá, pero no tiene a toda la estructura del PRI porque estaba en cuarto lugar en las encuestas para conseguir una candidatura. Además, ha sido señalado de presuntos actos de corrupción.

Usted ya se sumó a la bancada de Morena..

—Vamos a trabajar. He platicado con Zoé Robledo, me hizo el favor de comunicarse conmigo, estaremos participando de pleno en la fracción de PT y Morena, y con mucha energía para cerrar bien la legislatura.

El senador y líder de la FSTSE, Joel Ayala (PRI), pidió hacer cambios en la dirigencia nacional, ¿usted se suma?

—Yo ya di mi sentir sobre la dirigencia. Con un político de tanto nivel como Joel Ayala, yo coincidí la semana pasada en mis declaraciones, pero esa ya es una decisión del priísmo. Yo ya no estoy en el PRI.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS