"Corruptos o populistas, igual de peligrosos"

El reto mayor para América Latina es la inseguridad y violencia, dice; pide participación ciudadana y rendición de cuentas para prevenir
Laura Chinchilla, ex presidenta de Costa Rica. FOTO: ESPECIAL
30/08/2017
02:12
Astrid Rivera
Pachuca, Hgo.
-A +A

[email protected]

Para los electores de México rumbo al año 2018 “es importante saber cuáles pueden ser las consecuencias de liderazgos corruptos o populistas, ambos igualmente peligrosos”, aseguró Laura Chinchilla, ex presidenta de Costa Rica.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la ex mandataria señaló que en América Latina el movimiento ideológico tiende a ser más pendular, un rato estamos por la derecha, otroporla izquierda, pero advierte que en este momento existe la tendencia de ir más hacia gobiernos de centro-derecha y menos hacia gobiernos de izquierda, como ocurrió hace 10 años.

Sobre las elecciones presidenciales de México en 2018, Chinchilla consideró que aunque en América Latina exista un gobierno como el de Nicolás Maduro en Venezuela, los ciudadanos mexicanos tomarán una decisión con base en sus circunstancias.

Destacó que el gobierno de Maduro en Venezuela y la administración de Donald Trump en Estados Unidos, lejos de amenazar la unidad de los países de América, han unido a la región.

Chinchilla, quien se ha desempeñado en México como observadora electoral en las misiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y quien estuvo presente en la XI Cumbre Hemisférica de Alcaldes, expresó su solidaridad ante la construcción del muro y afirmó que aquello que se le haga a México “tenemos que sentirlo como una afrenta para América Latina”.

Indicó que la violencia y la inseguridad son los mayores retos que enfrenta esta región de América Latina; la participación ciudadana mediante una vigilancia de los gobiernos pueden evitar que las autoridades sean corrompidas por las organizaciones criminales.

Detalló que el crimen organizado siempre busca corromper a la autoridad local, porque es donde se le facilita desplegar sus operaciones, por ello, los gobiernos estatales y municipales son la “presa preferida” de estas estructuras criminales, y la transparencia y la rendición de cuentas pueden prevenir que estas bandas penetren a las instituciones.

Chinchilla, quien fue la primera mujer en ocupar la presidencia de su país, comentó que el papel de la prensa es fundamental para denunciar la presencia del crimen organizado y la corrupción en los gobiernos, por lo que es responsabilidad de las autoridades garantizar mecanismos más efectivos de protección a los periodistas, porque “una prensa debilitada, callada, es también uno de los objetivos que busca el crimen organizado y la corrupción”.

¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la región?

—En este momento tenemos retos en todos los ámbitos, de crecimiento económico, de competitividad para poder generar más empleo, que es un reclamo de la gente. Hay otros que tienen que ver con la calidad de vida de las ciudades, que no tienen espacios de recreación, y tenemos el reto quizá mayor, porque es una demanda prácticamente en los países de toda la región, que es la inseguridad y la violencia.

La buena noticia es que se contabilizan ciudades en la región en donde se han implementado programas exitosos para revertir las tasas de violencia y los índices de criminalidad, a través de la mejora de la policía, de la recuperación de los espacios públicos, que desplaza mucho el tema del vandalismo, así como deportes que se ofrecen a los jóvenes con riesgo.

Hay muchas cosas que se están haciendo a pesar de que es la principal preocupación de los ciudadanos. Yo tengo la esperanza de que las respuestas puedan darse relativamente pronto, porque hay cosas buenas que se han hecho que sí pueden dar respuesta a la problemática de la violencia.

¿De qué manera desde los municipios se pueden contrarrestar los efectos del crimen organizado?

—El narcotraficante miembro de una banda criminal busca corromper a la autoridad local más inmediata, porque es la que le facilita la operación en el territorio en donde está organizando sus operaciones, de ahí que los gobiernos y los municipios sean la presa preferida del crimen organizado y busquen corromperlo, de manera que es un tema que posiblemente siempre estará presente. Es un riesgo que siempre estará y claro que cuando tenemos prácticas oscuras, cuando los funcionarios no rinden cuentas, cuando no sabemos el por qué de algunas decisiones, cuando la ciudadanía está totalmente excluida del proceso de toma de decisiones, es mucho más fácil que esa corrupción prospere, porque obviamente se corrompe para conseguir algo a cambio, es lo que llamamos la corrupción del tipo transaccional.

De ahí que sea tan importante que haya más transparencia en todo lo que se hace, diseñar mecanismos institucionales a través de políticas públicas que obliguen necesariamente a los funcionarios a rendir cuentas, porque tienen a los ciudadanos exigiendo esas cuentas.

El tema de la participación ciudadana es un mecanismo a través del cual se puede prevenir que el crimen organizado llegue a penetrar las instituciones.

El papel de la prensa, cuando hablo de la ciudadanía, hablo también de los medios de comunicación, en México han sido los grandes héroes si se quieren destapar muchos de los casos, pero ¿cuál ha sido la triste historia? Que han matado a varios de estos periodistas, hay una obligación de las autoridades a nivel nacional y local de brindar protección mucho más efectiva a los reporteros, particularmente aquellos que están dedicados al área de la investigación, una prensa debilitada, callada, es también uno de los objetivos que busca el crimen organizado y la corrupción.

¿Cómo disminuir la corrupción desde los municipios?

—Hay dos estrategias para disminuir la tentación de la corrupción, que desafortunadamente siempre va a haber alguien que busca hacer de las suyas en el mal uso de los recursos públicos. Una es tratar de diseñar políticas públicas con mayores niveles de participación ciudadana, presupuestos participativos que le permitan a los ciudadanos no sólo dar su criterio  sobre cuáles deben ser las prioridades a financiarse con los fondos públicos, sino poder conseguir que esos ciudadanos fiscalicen la ejecución de los fondos públicos, más participación ciudadana para garantizar mayor escrutinio de lo que hace el gobierno local.

Lo segundo es la introducción de las tecnologías para poder transparentar el proceso de toma de decisiones. Yo siempre aconsejo empezar por generar sistemas de compras electrónicas, es decir, que desde el momento que se abrá el proceso licitatorio, cualquier ciudadano pueda ingresar para ver en cada una de las fases cuáles son los criterios para otorgar una licitación determinada, esto ayudará a que las licitaciones sean menos amañadas. Las tecnologías digitales también ayudan muchísimo a transparentar las decisiones y a disminuir los márgenes discrecionales de los funcionarios, que son los que permiten que haya corrupción.

Los gobiernos de izquierda en América Latina y el caso de Venezuela ¿pueden incidir en elecciones presidenciales de México?

—En América Latina, el movimiento ideológico tiende a ser más pendular, un rato estamos por la derecha, un rato más hacia la izquierda y parece que se viene generando un movimiento hacia el gobierno más de centro-derecha y son menos los gobiernos de izquierda, como ocurrió hace 10 años.

Pese a ello, yo diría que cada país responde de acuerdo con sus circunstancias, yo no creo que los ciudadanos de México estén viendo lo que pasa en otra nación para tomar sus decisiones, aun cuando es importante saber cuáles pueden ser las consecuencias de liderazgos corruptos o populistas, ambos igualmente peligrosos, al final, los ciudadanos toman las decisiones sobre la base de lo que está sucediendo en su país.

Lo importante es que el sistema electoral mexicano es bastante competitivo, presenta muchas opciones, tiene hasta la figura de candidaturas independientes, cosa que no ocurre en América Latina y que ojalá esa decisión que vayan a tomar los mexicanos sea lo más informada posible para que sea la mejor.

El gobierno de Maduro en Venezuela y el de Trump en Estados Unidos ¿amenazan la unidad de América Latina?

—El tema de Venezuela más bien ha venido convocando a más países, ya son muchas más las naciones que condenan lo que está pasando en Venezuela, que los que lo defienden, de manera que Venezuela lejos de dividir está uniendo al continente.

El caso Trump, aun cuando yo me siento muy solidaria con la situación de México, porque la frontera sur de Estados Unidos no es la frontera con México, es la frontera con América Latina y aquello que se le haga a México tenemos que sentirlo como una afrenta para América Latina.

La administración de Trump está impulsando políticas que afectan directamente a México, la revisión del acuerdo comercial, la construcción del muro y algunos temas migratorios; Trump no está dividiendo a América Latina, está volteando a México, pero entre más vayamos hacia el sur de América Latina, más se relativiza el problema de Trump para la región. Pienso que debemos estar de manera solidaria en las luchas que México está librando, no sólo para mantener sus derechos en favor de un comercio libre y justo, sino también para la defensa de su dignidad y soberanía.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS