​Con Meade, el PRI empieza la contienda con el pie derecho: Camacho Quiroz

El coordinador de los diputados priístas indicó que con el ex secretario de Hacienda es “legítimo y objetivo pensar que el PRI puede ganar las elecciones del 2018”
FOTO: IVÁN STEPHENS / EL UNIVERSAL
28/11/2017
15:26
Horacio Jiménez
-A +A

[email protected]

El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, dijo que con José Antonio Meade, el tricolor empieza con el pie derecho la contienda y es “legítimo” y “objetivo” pensar que puede ganar las elecciones del 2018.

En entrevista en la Cámara de Diputados, Camacho Quiroz adelantó que José Antonio Meade va a trabajar por la unidad, porque este concepto no se impone, ni se decreta, más bien se construye.

“La unidad no se decreta, menos se impone, la unidad se construye, y se construye con una actitud incluyente, estoy seguro también, con una petición respetuosa y humilde que José Antonio Meade ya ha empezado a hacer, es recurrente en su discurso, en sus expresiones, esta posición, sencilla de saber que necesita de los demás y no tiene empacho en solicitar el respaldo, al tiempo que se compromete con esta militancia a reconocerle la fuerza, el peso específico al interior del partido”, dijo.

Camacho Quiroz dijo que es un servidor público eficaz y congruente y resaltó que tuvo una “desbordante reacción” de las y los diputados.

“Empezamos con el pie derecho y todo va en la ruta de hacer que José Antonio Meade, el domingo se inscriba y obtenga la condición estatutaria de precandidato y tenemos la expectativa, las y los diputados de formar parte de ese gran bloque de políticos que va a ir en pos del voto ciudadano el uno de julio, muchas y muchos con la pretensión de ser, de convertirse en candidatos para nuevas responsabilidades y otros que tenemos interés por respaldar las campañas de nuestros compañeros y las del propio José Antonio Meade”, destacó.

El líder priísta criticó a quienes descalifican el método para elegir al candidato presidencial en el PRI.

“Se advierte ignorancia o mala fe; es decir, en esos tiempos era impensable que un simpatizante pudiera ser postulado, la primera y erradicar diferencia; no hubo pronunciamiento de sector alguno, ni organización, como históricamente ocurrió, sino una decisión franca, abierta, si dobleces de presentar la renuncia y decidir hacer pública la intención de aspirar a esta posición. De modo que, más bien, las reacciones, advierto, no tienen consistencia y recurren a cualquier argumento para descalificar a otros y, mi única sugerencia es que se preocupen por la suya”, dijo el priísta.

lsm

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS