Alfonso Durazo Montaño. De colosista, priísta y foxista, a morenista

05/01/2018
03:32
Juan Arvizu
-A +A

[email protected]

Rara Avis de la política mexicana, por caminar a pie su trayectoria pública, desde puestos menores hasta los altos cargos, Alfonso Durazo Montaño ha sido designado como secretario de Seguridad Pública en el gabinete presidencial de Andrés Manuel López Obrador, una posición en la que no tiene experiencia directa, que eventualmente puede compensar con su abultado currículum en el servicio público y un doctorado en Políticas Públicas con el tema de la gobernabilidad.

Secretario particular de Luis Donaldo Colosio, desde la presidencia del PRI y hasta su asesinato, y también de Vicente Fox, desde la campaña presidencial y hasta cuatro años en Los Pinos, Durazo Montaño es renombrado por su choque con Marta Sahagún, que culminó con su renuncia, con una carta que sacudió a la clase política y que se considera histórica, al poner punto final a las aspiraciones sucesorias que eran el gran motivo de la esposa del entonces Presidente.

Con López Obrador, el sonorense tuvo contactos desde que el tabasqueño era presidente del PRD, y dos años después de que presentó su renuncia a Fox Quesada, se enrola de lleno en el lopezobradorismo, que primero lo llevó a la boleta electoral como candidato al Senado, posición que no obtuvo, y a la Cámara de Diputados, donde fue coordinador de su grupo parlamentario.

En el estado de Sonora es el coordinador de Morena, y fue integrado en el tercer gabinete presidencial de López Obrador, que de manera temprana ha sido dado a conocer.

Colosio Murrieta y Durazo Montaño, ambos sonorenses, de hecho se conocieron cuando el presidente del PRI invitó al joven militante a ser su secretario particular, sin que nadie lo recomendara más que lo que había oído de este cuadro de hueso colorado, como se decía entonces.

Ya en el proceso electoral que marca la alternancia, Durazo Montaño renuncia al PRI, al día siguiente pide a Jorge Castañeda que le gestione ver a Vicente Fox, la arrolladora electoral, y se entrevistan un día después.

Al olfato político del guanajuatense se atribuye la decisión de ubicar a Durazo como secretario particular, posición que en política significa tener el picaporte de las puertas de quien ya se perfilaba como vencedor del PRI.

Con la quinta sucesión presidencial posterior al asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta a la vista, Alfonso Durazo Montaño llega al gabinete de Andrés Manuel López Obrador sin haber sido lo que sería, esto es, secretario de Seguridad Pública, pero con una tesis doctoral que tiene “las nuevas claves de la gobernabilidad en México”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS