"Usted no está vivo", dice corte a hombre cuya esposa lo declaró muerto

Constantin Reliu se enteró de que su esposa lo había registrado como muerto y, pese a presentarse ante un tribunal para demostrar que está vivo, el juez rechazó anular el certificado de defunción; “ahora soy un fantasma viviente”, dijo
"Usted no está vivo", dice corte a hombre cuya esposa lo declaró muerto
(Foto: AP)
16/03/2018
15:52
EFE y AP
Rumania
-A +A

Constantin Reliu se enteró en enero que estaba oficialmente muerto. Después de más de 20 años en Turquía, donde trabajaba de cocinero, el hombre de 63 años regresó a Rumania, su país natal, para descubrir que su esposa lo había registrado oficialmente como muerto.

Desde entonces, vive una pesadilla jurídica al tratar de demostrar que está vivo. El jueves, una corte en la ciudad norteña de Vaslui se negó a anular su certificado de defunción porque presentó su pedido “demasiado tarde”. La decisión es definitiva, dijo la corte. 

“Soy un fantasma viviente”, dijo Reliu a The Associated Press vía telefónica desde su hogar en Barlad. “Estoy oficialmente muerto aunque estoy vivo. No tengo ingresos y puesto que estoy registrado como muerto, no puedo hacer nada”. 

Durante la entrevista, Reliu dijo con voz alterada por la emoción: “creo que voy a llorar”, antes de expresar furia y el deseo de vengarse de su esposa, quien vive en Italia.

“No estoy seguro si estoy divorciado no”, dijo. “No sé si está casada con otro o no. Nadie me dice nada”. 

Reliu explicó que fue a trabajar a Turquía en 1992 y que al regresar a Rumania en 1995 se enteró de la infidelidad de su esposa. En 1999, decidió regresar definitivamente a Turquía y dejó de tener contacto con su mujer hace cinco años.

Esta falta de noticias aparentemente llevó a su esposa a solicitar en 2016 la declaración de su muerte, para así poder casarse de nuevo.

The Associated Press no pudo ubicar a la esposa para conocer su versión. 

El hombre descubrió su deceso oficial tras ser deportado por las autoridades turcas porque su permiso de residencia había expirado.

Según el afectado, la solicitud le fue denegada por haberla presentada demasiado tarde, dos años después de declararse su fallecimiento.

Ahora Reliu, quien sobrevive gracias a la ayuda de sus vecinos, deberá probar con diversos documentos, como el del alquiler de vivienda o contratos de trabajo, que ha estado vivo en los últimos años.

Reliu dijo que no tiene dinero para presentar una demanda y su condición de diabético le dificulta todo.

También dijo que se le ha negado de por vida el regreso a Turquía, pero que quiere apelar al presidente Recep Tayyip Erdogan.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS