Trump inaugura museo de derechos civiles, entre polémica

Manifestantes lo critican; aseguran que ha exacerbado la animosidad racial
El presidente Donald Trump durante su visita de ayer al nuevo museo de derechos civiles, en Jackson, Mississippi. (SUSAN WALSH. AP)
10/12/2017
01:43
Agencias
Jackson, Mississippi.
-A +A

El presidente Donald Trump rindió homenaje ayer a los líderes del movimiento de derechos civiles, en medio de protestas de quienes denuncian que él ha exacerbado la animosidad racial en el país.

Mientras el mandatario observaba las exhibiciones de los nuevos museos de Mississippi, uno dedicado a la historia del estado y otro a los derechos civiles, manifestantes sostenían letreros en los que se leía “Hagamos a Estados Unidos un país civil otra vez” —en alusión al eslogan de la campaña de Trump, “Hagamos grande a EU otra vez”— y “Enciérrenlo”. Algunos gritaron consignas como “No Trump, no odio, no Ku Klux Klan en Estados Unidos”.

Trump estuvo alrededor de 30 minutos en los museos, dio un discurso que duró 10 minutos ante invitados selectos y después abordó el avión presidencial para volar de regreso a Florida, saltándose el protocolo oficial sobre la ceremonia de dedicación afuera del inmueble. Pasó más tiempo tratando de llegar a la ciudad de Jackson que lo que duró su visita en el estado.

En sus comentarios, Trump eludió abordar la ira que su participación en la inauguración de los museos provocó. “El museo de derechos civiles muestra la opresión, crueldad e injusticia que se impuso a la comunidad afroamericana”, dijo, y añadió: “ Aquí honramos a los valientes hombres y mujeres que lucharon y sacrificaron mucho para que otros pudieran vivir en libertad”.

El presidente nacional de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra (NAACP por sus siglas en inglés) y el alcalde de la capital de Mississippi dijeron que preferían mantener sus distancia de Trump debido a su “desprecio pomposo” de los valores consagrados por el movimiento de derechos civiles.

Trump aprovechó para criticar a Dave Weigel, periodista del diario The Washington Post, por subir a su cuenta personal de Twitter una foto del coliseo de Pensacola donde el viernes el mandatario participó en un mitin, mostrando asientos vacíos. El magnate dijo que la imagen era falsa y mostró fotografías del lugar lleno. Weigel se disculpó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS