Trump firma orden que prohíbe dividir familias

Se mantiene la política de “Tolerancia Cero”; no precisa qué pasará con los que ya separaron
Donald Trump, flanqueado por la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen (izq.), y el vicepresidente Mike Pence (der), muestra la orden ejecutiva firmada contra la separación de niños migrantes (JIM LO SCALZO. EFE)
21/06/2018
04:48
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A

Washington.— En el mayor revés de su presidencia, Donald Trump se vio obligado ayer a dar marcha atrás a su política de separar padres e hijos inmigrantes indocumentados.

El presidente estadounidense firmó una orden ejecutiva exprés que prohíbe la separación familiar, consecuencia directa de su política de “Tolerancia Cero”, que se mantiene intacta. “Se trata de mantener a las familias unidas mientras, al mismo tiempo, nos aseguramos de que tenemos una frontera poderosa y muy fuerte”, dijo Trump durante la firma, sin admitir la derrota ante la presión interna y mundial contra lo que se convirtió en una crisis humanitaria.

La reversa no es sólo en política, sino también en retórica. Horas antes la administración Trump insistía en que no había una política de separación y que sólo el Congreso podía solucionar esa situación, algo totalmente falso, como demostró la firma de la orden ejecutiva.

La presión ya era inaguantable. Las imágenes y audios de niños llorando desconsoladamente se multiplicaron en los medios de todo el mundo, al igual que las críticas. Ayer se sumó el papa Francisco, quien calificó de “inmoral” y “contrario a los valores católicos” la separación familiar, así como la primera ministra británica, Theresa May, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quienes denunciaron una política que “está mal”.

“No me gusta la visión o los sentimientos de familias siendo separadas”, dijo Trump al firmar la orden. Versiones en Washington apuntan a que la oposición de su esposa y su hija, Melania e Ivanka Trump , influyó. Según él, la orden ejecutiva “soluciona el problema”.

Sin embargo, la política de “Tolerancia Cero” se mantiene: “Mantendremos una frontera poderosa y seguirá habiendo ‘Tolerancia Cero’. ‘Tolerancia Cero’ para los que entran ilegalmente”, sentenció y reiteró que su gobierno conseguirá el muro en la frontera.

La orden tampoco da respuesta a qué pasará con las familias separadas — hay más de 2 mil 340 niños en esa situación— o si hay algún programa o protocolo para su reagrupación.

Como en todos los acuerdos de Trump, cada concesión tiene su contraparte. Se gana la unión de familias, pero ahora el presidente exige que el Departamento de Justicia desafíe el acuerdo “Flores”, una sentencia judicial de 1997 que impide tener detenido a un menor por más de 20 días.

Hasta ahora, el gobierno separaba a las familias sin violar el acuerdo: los padres eran enviados a prisión y los niños pasaban a “centros de acogida”. Gene Hamilton, consejero del fiscal general Jeff Sessions, confirmó que solicitarán a las cortes federales que se permita al gobierno detener a familias durante más de 20 días.

El problema pasará de la “separación familiar” a la detención familiar, a lo que se oponen los defensores de los derechos humanos.

“Si el presidente piensa que poner familias en prisión indefinidamente es lo que la gente está pidiendo, está equivocado”, dijo Anthony Romero, director ejecutivo de la American Civil Liberties Union (ACLU).

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS