Trump cambia críticas a China por acuerdos

Firman pactos por unos 253 mil millones de dólares; culpa por déficit comercial a administraciones previas de EU
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, durante el evento empresarial celebrado en el Gran Salón del Pueblo en Beijing (EFE/XINHUA)
10/11/2017
01:50
Agencias
Beijing
-A +A

China y Estados Unidos, tradicionalmente enfrentados por el crónico superávit comercial chino, acercaron ayer posturas con la firma de acuerdos por unos 253 mil millones de dólares en áreas como energía, cooperación industrial y aeronáutica. Los demócratas criticaron la actitud de Trump, a quien acusaron de portarse como un “cordero”.

Estos acuerdos, firmados durante la primera visita de Trump a China, fueron anunciados con gran pompa durante una cumbre con su homólogo chino Xi Jinping, en el Salón del Pueblo. Los sectores implicados son los de energía, aeronáutica, agroalimentario o electrónica. El importe total (253 mil 400 millones de dólares) es excepcional, y entre los grandes beneficiarios figuran los gigantes estadounidenses Boeing, DowDuPont, Caterpillar o Qualcomm.

Muy sonriente, Trump —quien durante su campaña presidencial convirtió los superávits comerciales chinos en su gran chivo expiatorio y comparó las prácticas comerciales chinas con “violaciones” y “robo”—, afirmó que “yo no le reprocho nada a China. Después de todo, ¿quién puede reprocharle a un país que se aproveche de otro por el bien de sus ciudadanos?”, afirmó. El presidente estadounidense lamentó que la balanza comercial entre ambos países ha sido durante “muchos, muchos años” injusta para su país, pero atribuyó la culpa a administraciones anteriores en Washington.

Las autoridades chinas acaban de publicar los datos de comercio exterior del gigante asiático durante los 10 primeros meses del año, que muestran que China registró un superávit con EU en el comercio de bienes por valor de 233 mil millones de dólares, la segunda cifra más alta para ese periodo de los últimos años.

Aunque los acuerdos anunciados podrían atajar ese desequilibrio, una buena parte de ellos no son nuevos en realidad o son sólo memorandos de entendimiento, por lo que podrían no llegar a fructificar en la práctica. Entre los acuerdos destaca el alcanzado entre Boeing y el grupo China Aviation Supplies Holding, que le comprará 300 aviones por 37 mil millones de dólares para aumentar su capacidad y satisfacer así la creciente demanda del sector.

También se firmaron operaciones para explorar y extraer gas natural licuado en Alaska (por 43 mil millones de dólares), comprar automóviles y componentes de automoción o adquirir chips y soja.

La avalancha de acuerdos fue calificada de “verdadero milagro” por el ministro chino de Comercio, Zhong Shan. El presidente Xi subrayó que los acuerdos muestran que “la cooperación es el único camino”.

Pero para James McGregor, presidente en China del gabinete APCO Worlwide, se trata sobre todo de “la política a la antigua: un dirigente llega y se otorga el prestigio de una serie de acuerdos ya en curso, a los que añade otros para redondear una cifra enorme”. Beijing desplegó la alfombra roja para Trump, que ahora “podrá tuitear que es un formidable negociador”, dijo McGregor a la AFP.

En Washington, el líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, criticó que “después de hacer campaña como un león contra las prácticas comerciales de China, el presidente está gobernando como un cordero”. “Más que tratar a China con guantes de niño, el presidente debería ser más duro con China, como lo prometió en su campaña”, remató.

Esta mañana Trump partió rumbo a Vietnam, donde participará en el Foro Económico Asia-Pacífico (APEC). De acuerdo con el gobierno ruso, también se reuniría con el presidente Vladimir Putin. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios