Tensión en México y EU por amago de envío de tropas a la frontera

Asegura que se quedarán hasta que haya muro; ambos países dicen que migrantes se dispersaron
Migrantes centroamericanos que participan en la Caravana del Viacrucis del Migrante 2018 marcharon ayer en la localidad de Matías Romero, en Oaxaca, para agradecer la solidaridad del gobierno mexicano (VICTORIA RAZO. AFP)
04/04/2018
02:16
Víctor Sancho / Corresponsal
-A +A

Washington.— Donald Trump, anunció ayer su intención de enviar al ejército a la frontera con México para que realice tareas de seguridad fronteriza hasta que se construya el prometido muro que, según el presidente de Estados Unidos, será el elemento clave para frenar la llegada de inmigrantes y drogas a su país.

Luego de tres días de ataques y presión contra México y las políticas migratorias de EU, Trump dio un paso más allá al asegurar que “hasta que no tengamos el muro y la seguridad adecuada, vamos a vigilar nuestra frontera con el ejército. Es un gran paso”, resumió, asegurando que es algo que “no se ha hecho antes”.

Se equivocó. Sus antecesores, George W. Bush y Barack Obama, enviaron elementos de la Guardia Nacional (el cuerpo de reservistas de las Fuerzas Armadas), a la frontera para operaciones puntuales. Para evitar la violación de una ley federal que prohíbe que el ejército tenga tareas de seguridad doméstica, los militares se dedicaron a tareas administrativas y de construcción de infraestructura.

Esa podría ser una solución; la otra, pedir a los estados fronterizos que manden guardias estatales para realizar tareas de protección. Sin embargo, la idea de enviar la Guardia Nacional no es bien vista ni por la opinión pública —son operaciones muy caras— ni por agentes de la Patrulla Fronteriza —por una potencial disputa por el control de operaciones— ni la propia Guardia Nacional, que no está entrenada en esas labores.

Al respecto, el embajador mexicano en Washington, Gerónimo Gutiérrez, informó que se ha “solicitado formalmente a los Departamentos de Estado y Seguridad Interior una aclaración sobre los comentarios del presidente”.

En el mismo sentido, el canciller mexicano, Luis Videgaray, confirmó que el gobierno mexicano solicitó, por los canales oficiales, a la administración de Trump que aclare su anuncio de mandar tropas a la frontera con México hasta que se construya el muro. Señaló que una vez que haya recibido dicha precisión, la administración del presidente Enrique Peña Nieto definirá su postura sobre el tema. No obstante, el canciller aclaró que la posición de México estará basada en la defensa de la soberanía y los intereses nacionales.

Por su parte, Amnistía Internacional señaló que militarizar la frontera no elevará la seguridad y, al contrario, pondrá vidas en peligro.

Por la tarde, Trump llamó a reunión a los secretarios de Defensa, James Mattis, y de Seguridad Interior, Kirstjen Nielsen, para analizar su propuesta. La Casa Blanca confirmó a EL UNIVERSAL que en ese encuentro se debatió la movilización de la Guardia Nacional y se acordó presionar al Congreso de EU para que “de manera urgente” apruebe leyes que acaben con los vacíos de los que se aprovechan los traficantes de personas, los “narcoterroristas” y las organizaciones criminales.

Dicen autoridades que caravana se dispersó. Por otra parte, Donald Trump declaró en conferencia de prensa que México frenó la caravana de migrantes a pedido suyo.

“Estoy escuchando que la caravana que viene desde Honduras se está diluyendo, y México lo hizo. Lo hizo porque, francamente, les dije que tenían que hacerlo. Vamos a tener una relación con el TLCAN; vamos a incluir seguridad en TLCAN”, expuso.

Por la mañana, en Twitter, escribió: “Más vale que detengan la gran Caravana de Personas de Honduras, que está cruzando ahora México y dirigiéndose a nuestra frontera (...) Las ganancias del TLCAN están en juego, al igual que la ayuda a Honduras y los países que permiten que esto pase”.

Por la tarde, tanto Nielsen como Videgaray anunciaron en Twitter la dispersión de la caravana. Anoche, las secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores de México emitieron un comunicado conjunto en el que informaron que “como se esperaba”, la caravana “comenzó su dispersión por decisión de sus integrantes” y no se debió a presión externa o interna alguna. Reiteró que “la política migratoria se ejerce de manera soberana y conforme a derecho”, y explicó que “465 personas solicitaron oficios de salida [los cuales permiten al migrante circular en el país por 20 días], de los que 230 han sido entregados. Además, 168 de ellos se encuentran en los supuestos de ley para recibir esta misma notificación con fines de regularización”. Con información de Alberto Morales

Mantente al día con el boletín de El Universal