Se encuentra usted aquí

Singapur, lugar clave que hace historia

Esta ciudad-Estado del sudeste asiático es uno de los países más seguros del mundo y también uno de los más avanzados a nivel de tecnología, infraestructura y bancos
EFE
12/06/2018
05:29
DPA
-A +A

Singapur.— Con una reputación basada en la seguridad y la neutralidad y una amplia experiencia en acoger encuentros internacionales de alto perfil, Singapur fue el lugar elegido para albergar la cumbre entre los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte.

Esta ciudad-Estado del sudeste asiático de 5.6 millones de habitantes es uno de los países más seguros del mundo y también uno de los más avanzados a nivel de tecnología, infraestructura y bancos. Por ello se impuso a otras propuestas como Suiza, Mongolia o China.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, destacó precisamente las capacidades de este territorio para acoger un evento de esta dimensión, aunque los analistas destacan que su verdadero punto fuerte es su carácter neutral.

La llamada “ciudad de leones” impone sin embargo un férreo control a los medios, algo que podría gustar al líder norcoreano.

Singapur, uno de los países más ricos del mundo y también con el coste de vida más elevado, es uno de los poco más de 40 países del globo que tienen una embajada en pleno funcionamiento en Corea del Norte. Además, era el octavo mayor socio comercial de Pyongyang antes de verse obligado a suspender las relaciones comerciales para cumplir las resoluciones de la ONU de 2017.

También tiene fuertes lazos con Estados Unidos, que es su quinto mayor socio comercial, según el Banco Mundial. Su alianza va más allá de lo económico, la Marina estadounidense estaciona regularmente sus buques de combate y aviones militares en la base naval de Changi.

El país más pequeño del sudeste asiático tiene además experiencia en albergar encuentros difíciles, como el del presidente chino, Xi Jinping, y el entonces presidente de Taiwán, Ma Ying-jeou, en 2015.

Donald Trump y Kim Jong-un llegaron a Singapur el domingo y se alojan en lujosos hoteles separados por apenas 800 metros: el presidente estadounidense en el Shangri-La Hotel y el líder norcoreano en el St. Regis.

Para llegar, Kim viajó 4 mil 700 kilómetros, mientras que Trump voló 15 mil 500 kilómetros.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS