Reeligen en China a Xi Jinping para un nuevo mandato

Asamblea decide que ex jefe anticorrupción, Wang Qishan, sea el nuevo vicepresidente
Nombramiento. El presidente chino, Xi Jinping (der.), y el nuevo vicepresidente Wang Qishan, en la Asamblea Nacional Popular. (JASON LEE. REUTERS)
17/03/2018
05:04
EFE y AFP
-A +A

Beijing.— La Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) votó hoy unánimemente a favor de que el presidente Xi Jinping continúe en el cargo durante un segundo mandato (2018-2023), en una sesión plenaria celebrada en el Gran Palacio del Pueblo de Beijing en la que el que fuera jefe anticorrupción, Wang Qishan, fue electo nuevo vicepresidente.

Menos de una semana después de haber conseguido una reforma constitucional que le permitirá presentarse indefinidamente en el cargo, Xi Jinping, de 64 años, fue reelegido para un segundo mandato de cinco años por los cerca de 3 mil diputados presentes en la plenaria anual.

Dado que la reelección de Xi por la asamblea controlada por el Partido Comunista era previsible, todos los ojos estaban expectantes sobre si el ex responsable de la lucha contra la corrupción, Wang Qishan, iba a convertirse en su mano derecha, como pronosticaban los analistas.

Sólo un delegado votó en contra de Wang, quien recibió 2 mil 969 votos a favor. Debido a que Wang es conocido internacionalmente por su labor como representante comercial de China, analistas creen que podría ayudar a Xi a manejar las relaciones con Estados Unidos, cada vez más tensas ante la amenaza de una guerra comercial.

Wang encabezó la cruzada anticorrupción de Xi, al encabezar la Comisión Central de Inspección Disciplinaria, que castigó a 1.5 millones de funcionarios en los últimos cinco años, desde cuadros de bajo rango a líderes regionales y generales. Según Hua Po, un experto en política chino independiente, Xi iba a mantener a Wang a su lado por su “talento y capacidad”. “Elegir a Wang como vicepresidente está desde luego orientado a consolidar su poder”, dijo Hua a la AFP.

Wang, de 69 años, se retiró del consejo directivo del Partido Comunista en octubre, siguiendo una norma informal sobre la jubilación de sus miembros. La Asamblea Nacional Popular (ANP) expandió de manera considerable las ya amplias prerrogativas de Xi, aboliendo el limite de dos mandatos presidenciales y grabando, además, su nombre en la Constitución. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS