Presidentes y líderes de Latinoamérica se solidarizan con Lula

Jefes de Estado, ex presidentes, asociaciones civiles y hasta un Premio Nobel sumaron voces en solidaridad con Lula, luego de que la justicia ratificara una condena a 12 años de prisión en su contra
Presidentes y líderes de Latinoamérica se solidarizan con Lula
(Foto: AFP)
06/04/2018
17:05
-A +A

Presidentes, exmandatarios y activistas del continente sumaron voces en solidaridad con Luiz Inácio Lula da Silva después de que la justicia ratificara una condena a 12 años de prisión contra el exjefe de Estado de Brasil.

En Bolivia una treintena de simpatizantes del presidente Evo Morales y legisladores del partido gobernante realizaron una vigilia con velas frente a la embajada de Brasil para protestar por la decisión. 

Morales repudió la condena y en su cuenta de Twitter envió un mensaje a su ex aliado político: “Fuerza hermano Lula... Ningún fallo ni golpe judicial podrán jamás detenerte ni separarte del pueblo”. 
 


El presidente venezolano Nicolás Maduro publicó en la misma red social que “no sólo Brasil, el mundo entero te abraza Lula; duele el alma esta injusticia; la derecha, ante su incapacidad de ganar democráticamente, eligió el camino judicial”. 
 


En Uruguay el expresidente y actual senador por el partido gobernante José Mujica envió un mensaje al líder del Partido de los Trabajadores. “Querido Lula: las clases sociales existen y las dominadoras no soportan que los sometidos les disputen el poder. Sé que la pelea continúa y continuará a pesar de los jueces y la prensa. Te acompaño en las luchas del pueblo”.

En Argentina, la exmandataria Cristina Fernández le envió su apoyo. “En Brasil algo ha quedado claro. Lula va a ganar las próximas elecciones y las elites de poder, a las que nunca les interesó ni la justicia ni la democracia, utilizan el aparato judicial para su proscripción”, publicó en la red social. 
 


El juez federal brasileño Sergio Moro dio plazo a Lula hasta las 17 :00 hora local (15:00 hora de México) para entregarse y comenzar a cumplir el viernes la pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción. La orden de Moro fue girada horas después de que el Supremo Tribunal Federal rechazó una solicitud de Lula de no ir a la cárcel mientras apela la sentencia. 

La Confederación General del Trabajo, la central sindical más poderosa de Argentina, expresó el viernes “su más enérgico repudio por la proscriptiva decisión judicial contra el compañero Lula”. 

“Los trabajadores de Argentina nos solidarizamos con los trabajadores de la hermana república de Brasil”, agregó la entidad en un comunicado.

En Buenos Aires, grupos de izquierda y organizaciones sociales convocaron a una manifestación frente a la embajada del vecino país para apoyar a Lula a la misma hora en que vence el límite para que se entregue a la justicia. 

También las Abuelas de Plaza de Mayo se solidarizaron con el expresidente Lula al repudiar “enérgicamente la persecución política a la que está siendo sometido, amparada por un poder judicial cómplice que atenta contra el normal funcionamiento de la democracia".

En el comunicado, aseguraron que Lula "es perseguido por su lucha por erradicar la pobreza y el hambre en su país, por buscar la justicia social y la igualdad".

“Mi abrazo solidario al compañero y hermano Lula da Silva. Todos sabemos que su ‘crimen’ es haber sacado a 38 millones de brasileños de la pobreza, sin someterse a las elites brasileñas”, escribió por Twitter el expresidente ecuatoriano Rafael Correa.
 


“Lula es el liderazgo con más apoyo popular y espero y confío que las instituciones democráticas de esa gran nación corrijan estas graves decisiones”, publicó en Twitter el expresidente de Chile, Ricardo Lagos. “Su eventual encarcelamiento y eliminación de la competencia electoral profundizará la fractura que atraviesa la sociedad brasileña”. 
 


El actual jefe del Congreso de Paraguay y exmandatario Fernando Lugo comentó en rueda de prensa que “el ingrediente político es muy fuerte en este proceso. Por un voto lo quieren dejar fuera. Es un retroceso para la democracia latinoamericana”.

En tanto el argentino Nobel de La Paz en 1980 y activista por los derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel escribió que “Lula está siendo perseguido por lo que hizo de acertado para Brasil... los pueblos latinoamericanos te acompañamos hermano”. 

Pero también hubo voces de condena al político brasileño. 

Quien fuera dos veces presidente de Uruguay, Julio María Sanguinetti, calificó a Lula de “uno de los más corruptos” y sostuvo en una entrevista con una radio de su país que “no hay duda que la justicia ha actuado con sobriedad y eficiencia. No sólo ha procesado a gobiernos de izquierda, también a los principales empresarios. A diferencia de otros tiempos, no fueron casos aislados sino que fue una corrupción sistémica”.

ae

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS