Policía de Nicaragua acusa que mexicano financió armas a opositores

Autoridades de ese país afirman que la organización "Viper" tiene relación con el mexicano Javier Carrillo
Policía de Nicaragua acusa que mexicano financió armas a opositores
Detalle del organigrama presentadp
06/06/2018
02:05
José Meléndez / corresponsal
San José
-A +A

La Policía Nacional de Nicaragua reveló este martes que un narcotraficante mexicano, identificado como Javier Carrillo, facilitó financiamiento para comprar municiones y armas a una “agrupación delincuencial” nicaragüense a la que culpó de parte de las manifestaciones que estallaron el pasado 18 de abril en ese país en contra del presidente Daniel Ortega.

Al insistir en que el grupo ejecutó acciones terroristas, criminales y otros hechos de violencia política, la Policía aseguró en su página digital que Carrillo “tenía la conexión personal” con el nicaragüense Cristian Josué Mendoza Fernández, alias “Viper” y jefe de la organización, denominada también como “Viper”.

Carrillo “estaba traficando armas de fuego y municiones”, reveló, sin dar más detalles sobre el mexicano.

El periódico La Prensa, el principal de Nicaragua, publicó en su edición digital que la Policía asoció al grupo de Mendoza con “narcotraficantes mexicanos” entre los que solo mencionó a Carrillo como supuesto financista para “adquirir armas y municiones”.

El informe recogió los entretelones de una rueda de prensa que el comisionado mayor Luis Pérez Oliva, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) del aparato policial, ofreció este martes en Managua.

Tras una minuciosa investigación, puntualizó, se logró determinar que la agrupación delincuencial dirigida por Mendoza  está ligada “al narcotráfico, terrorismo, asesinato y otros delitos conexos”.

Por su lado, Pérez precisó que las estructuras delincuenciales “eran organizadas” por el nicaragüense Félix Maradiaga, director del (no estatal) Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, de Managua, y que “en conjunto con la agrupación” de “Viper”, “hacían compras y contrataciones de sicarios, armas de fuego, municiones y terrorismo” para atentados en propiedades privadas y públicas, saqueos, daños e incendios.

Maradiaga, quien está fuera de Nicaragua en actividades para denunciar la represión del gobierno de Ortega contra las marchas opositoras, rechazó los cargos. Pérez dijo que la red criminal, con unos 60 miembros, fue desarticulada con la captura, el  pasado 31 de mayo, de Mendoza y de otro de sus integrantes, identificado como Alejandro Arauz.

Crisis. Sectores de la oposición nicaragüense advirtieron que las informaciones policiales que acusaron de distintos delitos a manifestantes antigubernamentales son un síntoma de la criminalización de las protestas contra Ortega.

Las noticias del caso fueron divulgadas en medio de la profunda crisis política que estalló en Nicaragua, desde el 18 de abril anterior, por el masivo repudio popular a una reforma de Ortega a la seguridad social. En lo que sector opositores nicaragüenses advirtieron como síntoma de la criminalización de las protestas contra Ortega,

El gobernante debió derogar la reforma al enfrentar un movimiento opositor de estudiantes universitarios, empresarios, campesinos y otros sectores de la sociedad civil que derivó en reclamos por una verdadera democracia en ese país.

La pareja gobernante rechazó la exigencia que el movimiento opositor lanzó  reiteradamente en las últimas semanas, para demandar la inmediata renuncia de Ortega y Murillo y abrir una etapa para transitar hacia la democracia.

Organizaciones nicaragüenses no estatales de defensa de los derechos humanos aseguraron que el número de muertos tras casi medio centenar de días de violencia política superó ya los 110, con al menos un millar de heridos y una cifra indeterminada de presos y desaparecidos. Pero el gobierno solo reconoció que hay 31 víctimas mortales de los disturbios.

En sendos informes que emitieron en mayo pasado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, instancia autónoma de la Organización de Estados Americanos (OEA), y Amnistía Internacional (AI), institución mundial (no estatal) de defensa de los derechos humanos, acusaron al gobierno de Ortega de haber desplegado una intensa y desmedida represión sobre las protestas antigubernamentales.

Paz. La Policía ratificó que la banda delincuencial “Viper” cometió, desde el 18 de abril anterior, “actividades delictivas en diferentes lugares del país, con armas de fuego, artesanales, morteros y bombas molotov, hechos que alteran la paz, la tranquilidad, causando terror y zozobra en las personas, familias y comunidades”.

“Se ha logrado establecer la existencia de estructuras delincuenciales organizadas” por Maradiaga “en conjunto” con “Viper”, y “dedicadas a actividades terroristas en las que se incluyen la contratación de sicarios para la ejecución de asesinatos, tráfico de droga, armas y municiones, así como terrorismo mediático”.

“Han desarrollado capacitaciones y entrenamientos para la ejecución de actos que atentan contra la propiedad privada y pública, tales como saqueos, daños e incendios, todo ellos para generar terror y pánico en la población”, reafirmó.

Recordó que la Policía presentó un video en el que “Viper” reconoció “los hechos delictivos que se perpetraron” y mencionó a otras personas “que estaban ocasionando zozobras en la capital” y en otros sitios.

“A través de este arduo trabajo, en el que se cuenta como evidencias las denuncias interpuestas, resultados de las inspecciones oculares, dictámenes de los médicos forenses, peritajes, declaraciones de víctimas y testigos, documentos, imágenes, videos y reconocimientos de personas y objetos, la Institución Policial pondrá en manos de la justicia nicaragüense a una de las agrupaciones que, en estos últimos días, más daño ha causado a la paz, tranquilidad y seguridad de las familias nicaragüenses”, alegó.

organigramaviper.jpg

ORGANIGRAMA

La Policía Nacional de Nicaragua difundió el organigrama de la agrupación, en la que se mencionó al mexicano Javier Carrillo como traficante de armas y municiones. (Policía Nacional de Nicaragua)

vipernicaragua1.jpg

El nicaragüense Cristian Josué Mendoza Fernández, alias “Viper”, fue señalado por la Policía Nacional de Nicaragua como jefe de una organización delincuencial, denominada también como “Viper”, a la que le atribuyó parte de los disturbios ocurridos desde el pasado 18 de abril en las manifestaciones callejeras en contra del presidente Daniel Ortega. Mendoza fue detenido el 31 de mayo. (Policía Nacional de Nicaragua)

vipernicaragua2.jpg

La Policía Nacional de Nicaragua exhibió al nicaragüense Alejandro Arauz, arrestado el 31 de mayo, como parte de una red criminal, de unos 60 miembros, que ejecutó actos en contra del gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega. (Policía Nacional de Nicaragua)

vipernicaragua4.jpg

El comisionado mayor Luis Pérez Oliva, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de la Policía Nacional de Nicaragua, reveló los detalles del caso contra los manifestantes nicaragüenses. (Policía Nacional de Nicaragua)

 

Mantente al día con el boletín de El Universal