Narcos mexicanos, con presencia en Ecuador

Pretenden utilizarlo como tránsito de droga, dice; deslinda a organizaciones mexicanas de ataque
César Navas Ministro del Interior de Ecuador (CORTESÍA MINISTERIO ECUATORIANO DEL INTERIOR)
24/02/2018
03:50
José Meléndez / corresponsal
San José.
-A +A

Read in English

Narcotraficantes mexicanos tienen estrechos nexos con mafias ecuatorianas para el contrabando de drogas del sur al norte de América, y pretenden usar a Ecuador como país de tránsito, reveló el ministro del Interior de ese país, César Navas, al desmentir que un atentado terrorista con coche-bomba ocurrido el 27 de enero anterior contra una estación policial del noroccidente ecuatoriano fuera ejecutado por cárteles de México.

En entrevista telefónica con EL UNIVERSAL, Navas alegó que fueron distorsionadas sus declaraciones del pasado miércoles en Quito sobre el ataque, que se saldó sin muertos.

¿Participaron cárteles mexicanos en el atentado terrorista?

—Hay una distorsión en las declaraciones. Está establecido en la investigación que la organización delictiva que realizó el atentado está liderada presuntamente por un colombiano [disidente de la guerrilla] y conformada por un grupo armado organizado residual. Por el proceso de paz en ese país existen algunos operadores armados de soporte logístico y seguridad de organizaciones del crimen transnacional. Aclaro enfáticamente que no es que un cártel mexicano realizó este atentado. Está determinado quién es el cabecilla y presuntamente quiénes son los autores materiales. Todos estos grupos y otras bandas delictivas se ponen al servicio del crimen organizado transnacional principalmente para narcotráfico.

¿Qué nexos hay entre ecuatorianos y mexicanos para traficar drogas?

—Eso existe. En días anteriores (17 de febrero de 2018) se dio la captura en la [occidental] provincia de Manabí de casi 600 kilos de cocaína —560 cifra oficial— y están apresados colombianos, ecuatorianos y mexicanos. Son estructuras internacionales que operan en Ecuador, que está libre de cultivos [de hoja de coca], pero que se pretende utilizar como tránsito de droga desde principalmente la costa ecuatoriana hacia Centro y Norteamérica.

La política del Estado ecuatoriano es firme y radical en combatir a estas organizaciones. Me reuní [ayer] con la embajadora de México en Ecuador [Yanerit Morgan] para fortalecer la cooperación internacional en los ámbitos operativos de nuestras policías y fuerzas armadas, para que los flujos de información sean más expeditos.

¿La vía marítima es la más usada para traficar drogas desde Ecuador?

—Sí. Hemos tenido un incremento en esta vía logística por donde tratan de sacar la droga, que pasa de Colombia a Ecuador para buscar la vía marítima tratando de captar a los pescadores artesanales y a sus embarcaciones para poderla llevar a Centro y Norteamérica. Hemos fortalecido los dispositivos de interdicción marítima y los de control en fronteras.

Ecuador, en 2017, capturó más de 100 toneladas de droga que iba a salir por nuestras costas y puertos a otros destinos. El narcotráfico no respeta fronteras físicas ni límites políticos internacionales y trata de consumirnos como sociedad.

¿Qué responsabilidad tiene Estados Unidos como gran mercado de consumo de drogas?

—Sin duda alguna es así. Tenemos que tener corresponsabilidad todos los países. En Ecuador no tenemos cultivos ni laboratorios y ni producimos [sustancias ilícitas]. No somos los consumidores. Estamos en la cadena logística del narcotráfico. Sin duda alguna Estados Unidos y los otros países consumidores o hacia donde se transporta la droga, tienen que tener esa corresponsabilidad. Hemos trabajado de forma permanente con la DEA —agencia antidroga de EU—, y lo seguiremos haciendo, para fortalecer la cooperación.

En Ecuador, de 16 millones de habitantes, con más de 41 mil miembros de las Fuerzas Armadas y 45 mil de la Policía Nacional, tenemos más de 10 mil miembros de Fuerzas Armadas y Policía volcados al control de las fronteras. Son gastos importantes en las zonas fronterizas, pero lo hacemos y seguiremos haciendo con voluntad política para combatir estos flagelos. Pero sin duda alguna debemos tener la cooperación de Estados Unidos y de todos los países víctimas del flagelo de las drogas.

Veíamos cifras de cuánto se captura en Ecuador o Colombia en droga o en Panamá y vean cuánto se captura a veces en la frontera entre México y Estados Unidos. Entonces esos son factores que nos tienen que llevar a reflexión y compromisos y sobre todo de corresponsabilidad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS