Mugabe negocia con los altos mandos militares

Líder opositor de Zimbabue exige que mandatario renuncie y haya elecciones
El diario The Herald difundió ayer imágenes en las cuales se ve al presidente Robert Mugabe (tercero de izquierda a derecha) conversando con el jefe del Estado Mayor, Constantino Chiwenga (último a la derecha), y mediadores. (AFP)
17/11/2017
04:29
Agencias
Harare.
-A +A

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, negoció ayer su salida del cargo con los militares que lo mantienen retenido desde el pasado martes, mientras el líder de la oposición Morgan Tsvangirai exigió la dimisión de Mugabe y la celebración de nuevas elecciones.

El diario estatal The Herald difundió fotos en las cuales se ve a Mugabe en la presidencia conversando con el jefe del Estado Mayor, Constantino Chiwenga, y mediadores, entre ellos la ministra de Defensa sudafricana, Nosiviwe Mapisa-Nqakula.

En tanto, representantes de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC, por sus siglas en inglés) reunidos en Gaborone, capital de Botsuana, recomendaron llamar a una cumbre de jefes de Estado de la región debido a la crisis.

Antes, la Unión Africana (UA) indicó dejará que la SADC lidere las negociaciones para resolver la crisis política que atraviesa Zimbabue.

“Apoyamos totalmente los esfuerzos de la SADC”, dijo Smail Chergui, según quien la institución ha podido hablar con Mugabe.

Debe haber un “mecanismo de transición” que allane el camino hacia unas “elecciones libres, justas y fiables”, declaró Tsvangirai, que lucía debilitado tras regresar a Zimbabue de una estadía en un hospital de Sudáfrica. El objetivo es “una vuelta completa a la legitimidad y a un gobierno civil”. Tsvangirai no criticó las acciones del ejército.

También la vicepresidenta despedida en 2014 Joice Mujuru pidió una “solución de transición” hasta los nuevos comicios.

Los militares tomaron el poder en la noche del martes, aunque aseguraron que no se trataba de un golpe de Estado. El presidente, Robert Mugabe, de 93 años, fue puesto bajo arresto domiciliario.

La pugna por la sucesión política de Mugabe, en el poder en Zimbabue desde 1980, se endureció la semana pasada después de que el presidente echara a su vicepresidente, Emmerson Mnangagwa. Los observadores creen que las Fuerzas Armadas quieren que suba al poder El Cocodrilo, sobrenombre de Mnangagwa.

Si bien el Ejército afirmó que Mugabe está a salvo, hay informes cruzados sobre el paradero de su esposa. Grace Mugabe, llamada por sus detractores “Disgrace” (desgracia, en inglés) o “Gucci Grace” por su gusto por la ropa de marca, genera división en el partido de Mugabe, el Zanu-PF. Varios aliados de Mugabe, como el ministro de Finanzas Ignatius Chombo, están detenidos. El ejército sigue negando que se trate de un golpe de Estado. Desde el anuncio de que Mugabe estaba a salvo, no ha habido nuevos pronunciamientos. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS