Monero, la criptomoneda del crimen organizado

La divisa digital, lanzada en 2014, gana terreno frente al bitcoin para operaciones ilícitas
Un hombre camina frente a cajeros automáticos de bitcoin en Hong Kong. La atención sobre la divisa aumentó en 2013 por su uso para lavar dinero (ANTHONY WALLACE. AFP)
07/01/2018
02:27
Inder Bugarin / Corresponsal
Bruselas.
-A +A

El llamado “oro digital”, el bitcoin, está perdiendo fuerza entre la delincuencia organizada, que poco a poco comienza a descubrir el potencial de otra atractiva criptomoneda: monero.

Contrabandistas, traficantes de drogas, estafadores en línea y hackers, entre otros grupos activos en la red, aparentemente están recurriendo cada vez más a esta divisa digital para ejecutar operaciones ilícitas.

Europol prevé que el gradual uso de monero y otras monedas digitales se acentúe entre diversos grupos delictivos en los próximos meses.

“En 2018 veremos un progresivo cambio hacia el uso criminal de criptomonedas distintas a bitcoin, lo que complicará aún más la respuesta de las fuerzas del orden”, afirmó en Twitter el director de Europol, Rob Wainwright.

En octubre pasado, Europol advirtió que monero podría convertirse en un atractivo refugio para los delincuentes que operan en línea, debido a que sus particulares propiedades de seguridad y privacidad favorecen el anonimato y obstaculizan el rastreo de las transacciones. Desde que la agencia con sede en La Haya lanzó la alerta, el valor de la criptomoneda ha escalado.

De acuerdo con coinmarketcap.com el precio de monero, una divisa digital lanzada en 2014, ha pasado de 87 dólares en octubre, a 392 en este amanecer de año. En febrero de 2017 su valor era de sólo 13 dólares. Desde la publicación en 2008 de Satoshi Nakamoto sobre la primera red descentralizada entre pares de pago, centenares de moneras digitales han emergido en mundo online.

La moneda virtual más conocida es el bitcoin, en circulación desde 2009 y creada por Nakamoto como nuevo sistema de pago sin una autoridad central o intermediarios.

La atención de las autoridades sobre el bitcoin ha aumentado desde 2013, cuando el Banco Central Europeo y el FBI alertaron que la divisa virtual estaba siendo usada para lavar dinero y evadir al fisco.

Europol fue más lejos en noviembre de 2015, cuando reveló que el sistema de pago estaba siendo empleado por el Estado Islámico para financiar actividades terroristas.

Ante el creciente escrutinio de las transacciones en la red bitcoin, las autoridades europeas prevén que la delincuencia busque refugio en otras criptomonedas menos reguladas, como ethereum, ZCash y monero.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS