Se encuentra usted aquí

Migración mexicana, tiempos difíciles

Las políticas de la nueva administración estadounidense, junto con fenómenos como la violencia, ensombrecen el panorama para los trabajadores migrantes que buscan oportunidades de trabajo y una mejor calidad de vida
09/09/2017
15:38
Aldo Nicolai
-A +A

Son tiempos difíciles para la migración mexicana. Las políticas de la nueva administración estadounidense, junto con fenómenos como la violencia, ensombrecen el panorama para los trabajadores migrantes que buscan oportunidades de trabajo y una mejor calidad de vida. Son las conclusiones del reporte periódico que este jueves presentó la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas de los Derechos Humanos (ACNUDH), sobre la revisión del cumplimiento de la Convención Internacional de la protección de los derechos de los trabajadores migrantes y de sus familiares.

“La mejor manera de contrarrestar a quienes intentan discriminar a los migrantes es reconocer la contribución positiva que hacen en las comunidades de acogida”, menciona en la introducción del reporte Miguel Ruiz Cabañas , subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de México.

La primer parte del reporte hace mención de los derechos humanos establecidos en la Ley de Migración (LM), a los cuales los migrantes deberían tener acceso para cubrir el flujo migratorio desde y hacia México, esto con base en lo establecido en la Convención Internacional a la que nuestro país se encuentra inscrito.

Entre ellos se encuentra el ser notificado de cualquier proceso de presentación, deportación o retorno aislado, el contar con un traductor, el acceso a la comunicación telefónica, recibir asesoría legal, el acceso a las constancias de los expedientes administrativos migratorios y el poder presentar quejas en materia de Derechos Humanos, así como contar con los medios de defensa para la resolución de los casos.

Situaciones como las iniciativas de la ampliación del muro fronterizo entre México y Estados Unidos, las consecuencias de la cancelación del Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA por sus siglas en inglés, las deportaciones de miles de migrantes viviendo en los Estados Unidos y la demonización de los migrantes con estereotipos negativos en la sociedad, han provocado que el fenómeno de la migración se vuelva más complicada en los últimos meses.

A esto hay que sumarle los fenómenos de violencia y corrupción que sufrimos en nuestro país, situación que genera problemas como el secuestro y asalto de migrantes por grupos de narcotráfico, lo que provoca una falta de acceso a la justicia, verdad y reparaciones por las violaciones de sus derechos humanos.

Pablo Ceriani Cernadas, miembro del Comité y co-relator para México, dió la bienvenida a las medidas adoptadas por México para hacer frente a la complicada situación migratoria, y alentó al gobierno de nuestro país a coordinar respuestas coordinadas con los gobiernos de Honduras y El Salvador.

“¿Se han realizado esfuerzos para armonizar la legislación pertinente sobre la detención de los niños? ¿Cómo se garantiza la asistencia jurídica de los niños? ¿Qué medidas se han adoptado para los trabajadores migrantes?”, fueron algunas de las inquietudes que Ceriani Cernadas planteó en la discusión.

Con aproximadamente 5.6 millones de migrantes mexicanos viviendo ilegalmente en los Estados Unidos y con los recientes cambios de las políticas migratorias de este país impulsadas por el presidente Donald Trump, el gobierno de México deberá ajustar sus políticas y programas gubernamentales sí busca hacer frente al fenómeno de la migración, el cual podría impactar de diversas maneras a la sociedad mexicana.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS