Maduro acusa a ex fiscal de ser cómplice de corrupción

Ortega y su esposo avisaron a implicados y cobraron “millones de dólares”, dice; el presidente convocará a cumbre mundial de solidaridad con Venezuela
El presidente venezolano, Nicolás Maduro dio una entrevista al periodista José Vicente Rangel, del canal local Televen, en el Palacio de Miraflores (XINHUA)
21/08/2017
01:44
Agencias
Caracas.
-A +A

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que la ex fiscal general Luisa Ortega Díaz y su marido, el ex diputado oficialista Germán Ferrer, son cómplices de la corrupción, ya que lideraban una red de extorsión que cobraba “millones de dólares” a los corruptos a cambio de no acusarlos.

Durante una entrevista televisiva en el canal privado Televen, Maduro señaló que la lucha contra la corrupción ha sido una de las banderas de su gobierno, pero nunca pudo hacer avances significativos debido a la inacción de la Fiscalía.

“La corrupción es una plaga (...) que nosotros estamos combatiendo (…) Desafortunadamente, durante estos cuatro años que tengo como presidente nunca, jamás, conté con el apoyo de la Fiscalía General de la República para el combate contra la corrupción, al contrario”, lamentó.

El mandatario dijo que le entregó a Ortega Díaz pruebas sobre supuestos casos de corrupción de algunas empresas vinculadas con la Faja Petrolífera del Orinoco, pero la Fiscalía habría optado por avisar sobre la investigación a los implicados a cambio de cobrar “millones de dólares” en el exterior.

“Cuando informamos a la Fiscalía, ¿qué hizo? Ahora ya lo sabemos, le avisó a los corruptos, se fueron del país, les cobró millones de dólares, con los cuales abrieron cuentas en el exterior, en paraísos fiscales del Caribe”, denunció Maduro en una entrevista a la televisora Televén.

“Luego descubrimos por qué se fueron del país, la Fiscalía era la que extorsionaba y protegía a estos sectores”, señaló Maduro.

El presidente aseguró —como denunció el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello— que el esposo de la ex fiscal, el diputado Germán Ferrer, “era el encargado de una red de extorsión” que funcionaba en el Ministerio Público.

“Ahora es que descubro en toda su magnitud lo que es una red que protegía la corrupción, una red de extorsión”, añadió el presidente.

Pese al revés que, según el presidente, representó la impunidad en varios casos, Maduro aseguró que está “comprometido hasta los tuétanos en la lucha contra los corruptos y la corrupción” y prometió que se lograrían avances importantes en el mediano y largo plazo.

Ortega Díaz y Ferrer arribaron el viernes a Bogotá, tras burlar la prohibición de salir de su país que le impuso el Tribunal Supremo de Justicia. Las autoridades venezolanas investigan a la ex fiscal por presuntamente mentir en el ejercicio de sus funciones. El ex diputado tiene orden de aprehensión, acusado de estar involucrado en la “red de extorsión” que denunció Cabello.

Ambos están tramitando su asilo en Colombia, tras denunciar las acusaciones del oficialismo en su contra fueron construidas con pruebas “falsas” para justificar su persecución por motivos políticos.

La ex fiscal y su esposo fueron en el pasado simpatizantes del chavismo, pero este año se separaron de manera definitiva de Maduro, tras denunciar que la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) impulsada por el mandatario, tenía como objetivo implantar una dictadura en Venezuela.

En tanto, Maduro insistió en que convocará próximamente a “una gran cumbre mundial de solidaridad con el pueblo de Venezuela”, un evento del que no ofreció mayores detalles y que busca contrarrestar “una campaña criminal” internacional contra el país.

“Son opciones que nos van a permitir (...) atenuar una campaña criminal, brutal, gigantesca, inclemente que hay contra Venezuela en el mundo”, dijo Maduro después de atacar a los gobiernos “de derecha” de Latinoamérica por sus duras críticas al rumbo tomado por el país caribeño.

Maduro insiste en la idea de esta cumbre, después de que la toma de los poderes del Parlamento por parte de la Constituyente provocara una nueva ola de rechazo mundial.

Con la cumbre busca ganar apoyo internacional “contra la amenaza” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien dijo hace días que no descarta una intervención para solventar la crisis venezolana.

El chavismo busca movilizar a países allegados como Cuba, Bolivia, Rusia o China y actores internacionales que no le son abiertamente hostiles para hacer frente a la cascada de condenas en Europa y América. Según Maduro, los “eventos preparativos” para la cumbre “en varios países del mundo” empiezan hoy.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS