Jorge Ramos pide "tomar partido" contra el abuso de poder

El periodista clausuró las jornadas del Instituto Cervantes sobre Medios de Comunicación y Cultura en Español con una conferencia
Foto: Juan Carlos Rojas / EL UNIVERSAL
04/12/2017
16:16
Jerónimo Andreu / Corresponsal
-A +A

“Como periodista de los medios en español en Estados Unidos, mi obligación es tomar partido”. Jorge Ramos, conductor de Univision, ofreció ayer en España una charla en la que criticó la política de Donald Trump hacia la comunidad latina y llamó a los informadores a tomar partido contra una situación de abuso de poder.

El periodista clausuró las jornadas del Instituto Cervantes sobre Medios de Comunicación y Cultura en Español con una conferencia acerca de la convivencia de los medios hispanos de EU con la administración Trump.

Ramos defendió la objetividad periodística, pero aseguró que la neutralidad no es aceptable cuando un informador se encuentra ante seis lacras: racismo, discriminación, corrupción, mentiras públicas, dictaduras o violaciones de los derechos humanos.

En el caso de Trump, Ramos considera que se cumplen varios de estos comportamientos inaceptables. “Entiendo el periodismo como servicio público, y mi servicio es cuestionar a los que tienen el poder”, declaró.

Ramos justificó su militancia por la excepcionalidad del momento: “Lo que está ocurriendo con Trump no es normal, y no podemos normalizar este comportamiento extremo”.

Los ataques racistas del republicano son, en opinión del periodista, una respuesta a una evolución imparable en Estaods Unidos.

“Somos 55 millones de latinos. En 2044 seremos casi 100 millones. En ese año todos seremos minorías en EU. Se convertirá en un país de minorías”, explicó.

Ramos cree que la respuesta de Trump es una reacción melancólica y violenta a esa pérdida de supremacía.

“Él añora esos EU anteriores a 1965, cuando el 90% del país era blanco”, dijo. La administración Trump, a ojos del periodista, estaría intentando frenar ese cambio demográfico mediante deportaciones, limitaciones a la entrada de inmigrantes y el maltrato a lo comunidad.

A pesar de esos esfuerzos por discriminar a los latinos, Ramos explicó que la evolución es inevitable, y comparó la situación cuando llegó a Estados Unidos en 1984 y la actualidad.

Considera que la emergencia de medios en español que compiten por liderar la audiencia con medios en inglés en capitales como Los Ángeles, Miami o Chicago revela el dinamismo de la comunidad, pero lamentó que los hispanohablantes estén infrarrepresentados en política. “Nos están escuchando, pero despacito”, dijo.

El conductor explicó que Trump ha decidido ningunear a los medios hispanos. En su charla proyectó el vídeo de 2015 en el que Trump hizo que uno de sus guardaespaldas expulsase a Ramos de una rueda de prensa cuando le planteó una pregunta incómoda.

Ramos reconoció que, pese al avance del español, “el idioma del poder en EU es el inglés, y si le vamos a ganar la guerra a Trump tiene que ser en inglés”.

El periodista explicó que la información en inglés y en español “no se tocan. Es como si viviéramos en dos países dentro de uno”. Puso como ejemplo la cobertura por la muerte de Juan Gabriel, que en EU ocupó horas de programación en español, pero sobre la que no reportaba ninguna cadena en inglés.

“Si quiero tener influencia con un tema general, tengo que escribirlo en inglés en Newsweek o Time. Si no, no sale del circuito latino”, reflexionó.

Ramos también aseguró que, trabajar desde Estados Unidos ofrece una gran libertad para influir sobre América Latina sin sufrir presiones.

El periodista fue crítico con muchos gobiernos americanos, y aseguró que los hispanoahablantes están muy bien preparados para enfrentarse a las fake news después de precedentes como Fidel Castro o Hugo Chávez: “Vengo de una país en donde desde 1929 nos hacían creer que había elecciones cuando un presidente elegía por dedazo a su sucesor. Gracias a Salinas de Gortari, Zedillo o Peña Nieto estamos preparados para enfrentarnos a Donald Trump”.

El conductor aprovechó que estaba en Madrid para reprochar al Gobierno español su tibieza con el presidente de Estados Unidos. “España debería de estar más cerca de nosotros, tener una posición más activa y no tratar a Trump como un presidente más”, dijo: “Hay que escoger siempre con los amigos”.

lsm

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS