Fujimori pide perdón; ONU critica el indulto

No debe morir en prisión, justifica Kuczynski; funcionarios peruanos de DDHH renuncian
Un grupo de seguidores del ex presidente peruano Alberto Fujimori celebran su indulto afuera del hospital donde el político se recupera (GUADALUPE PARDO. REUTERS)
27/12/2017
03:46
Agencias
Lima
-A +A

El ex mandatario peruano Alberto Fujimori pidió ayer “perdón” por haber “defraudado” a una parte de sus compatriotas durante su gobierno y agradeció el indulto que le otorgó el presidente, Pedro Pablo Kuczynski que ha causado polémica y protestas en el país.

“Soy consciente que los resultados durante mi gobierno de una parte fueron bien recibidos, pero reconozco, por otro lado, que he defraudado también a otros compatriotas. A ellos les pido perdón de todo corazón”, dijo Fujimori en un en video publicado en Facebook, grabado desde la clínica donde está internado desde el viernes y donde ayer registró una notable mejoría.

El ex mandatario aseguró que la noticia del indulto humanitario lo “sorprendió” en la unidad de cuidados intensivos. “Esto me ha producido un fuerte impacto en el que se mezclan sentimientos de extrema alegría y pesares”, añadió.

El ex gobernante expresó su “gratitud por el paso complejo” que, según dijo, dio Kuczynski al aprobar su indulto y el perdón de todas sus penas y de los procesos que aún tenía en curso. “[Esto] me compromete, en esta nueva etapa, para apoyar decididamente su llamado a la reconciliación”, aseguró.

El indulto a Fujimori (1990-2000), fue decretado en la víspera de Navidad y desató una nueva tormenta política contra Kuczynski, quien el jueves se libró de ser destituido por el Congreso por sus vínculos con la empresa brasileña Odebrecht al recibir apoyo de Kenji Fujimori, hijo menor de del ex mandatario y sus aliados.

Kuczynski justificó el lunes el indulto, que ha desatado protestas en las calles de Lima, alegando que lo otorgó para reconciliar al país. “Estoy convencido que quienes nos sentimos demócratas no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión, porque la justicia no es venganza”, afirmó.

En el mensaje televisado, el actual presidente calificó de “errores” los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado Fujimori a 25 años de cárcel y aseguró que la decisión de indultarlo “quizá” ha sido la más difícil de su vida.

Sin embargo, el indulto ha desatado inconformidad nacional e internacional. Los funcionarios encargados de las oficinas de defensa de los Derechos Humanos del Ministerio de Justicia de Perú renunciaron ayer a sus cargos como muestra de descontento.

El director general de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, Roger Rodríguez, manifestó en su carta de renuncia, reproducida por el diario La República, que Fujimori “no calificaba para la concesión de un indulto humanitario”.

El secretario técnico de la Comisión Multisectorial de Alto Nivel sobre paz, reparación y reconciliación, Daniel Sánchez, quien también dimitió, dijo que por el indulto a Fujimori le “resulta insostenible permanecer en la institución”.

El representante para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Amerigo Incalcaterra, lamentó el indulto y señaló que la autoridad debe basarse en la obligación de Estado “de investigar, procesar y sancionar las violaciones de derechos humanos, evitando cualquier situación que pueda llevar a la impunidad”.

“No poner la situación de las víctimas al centro de estas decisiones desvirtúa el camino avanzado por el Estado peruano en materia de verdad, justicia, memoria y reparación”, expresó.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS