Desalojos y saqueos en Puerto Rico tras María

Evacuan dos pueblos ante riesgo de que se rompa una presa; prevén que el huracán se debilite en las próximas 48 horas
El huracán María provocó severos daños en la ciudad de Nagua, en República Dominicana. (ORLANDO BARRÍA. EFE)
23/09/2017
01:50
Agencias
Miami
-A +A

El huracán María, de categoría 3, se desplaza con rumbo norte tras azotar las Islas Turcas y Caicos, luego de dejar decenas de muertos por su paso por el Caribe. Mientras que en Puerto Rico reportan saqueos y evacuaron dos pueblos por el riesgo de que se rompa una presa.

Tras golpear en los pasados días las Antillas Menores, Puerto Rico y la República Dominicana, María aún genera vientos con fuerza de tormenta tropical y lluvias torrenciales en Turcas y Caicos y el sureste de Bahamas, de acuerdo con el boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos.

Los meteorólogos del NHC estiman que el huracán se debilitará en las próximas 48 horas, cuando haga un giro hacia el norte, se siga alejando de las Islas Turcas y Caicos y pase cerca del noreste de las Bahamas hacia el domingo.

La marejada ciclónica podría elevar el nivel del mar hasta 3.6 metros en el sureste de Bahamas e Islas Turcas y Caicos, que sufrirán además el embate de “grandes y destructivas olas”.

El otro gran peligro para estas islas serán las precipitaciones. En Turcas y Caicos podrían caer hasta 406 milímetros, con zonas aisladas donde se podrían acumular hasta 508 milímetros de agua, mientras que en Bahamas se podrían alcanzar 203 milímetros.

Aunque María ya está lejos de Puerto Rico, donde impactó el miércoles causando inundaciones y masivos cortes de luz, ayer unas 70 mil personas de dos pueblos situados en las proximidades de la presa de Guajataca, fueron desalojadas por el temor a que se rompa esa infraestructura.

Fuentes próximas a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados explicaron que el lago Guajataca “está bajo observación” y que se ha activado a la Guardia Nacional para ayudar con el desalojo.

Los ciudadanos están siendo desalojados “todo lo rápido que se puede” desde Isabela y Quebradilla, informó el Servicio Nacional de Meteorología (SNM), quien advirtió que la situación es “extremadamente peligrosa” y que los ciudadanos deben salir “ahora”.

“Parte de la isla carece de comunicaciones, así que lo que tenemos son algunas evaluaciones preliminares que dan cuenta de 13 muertos en esta coyuntura”, dijo el gobernador Ricardo Rosselló ayer a CNN. “Nuestros esfuerzos ya han producido unos 700 rescates, así que nos estamos focalizando en eso”, añadió.

Sin embargo, más tarde el Departamento de Salud Pública informó que hay seis muertos confirmados, y que 13 es una cifra extraoficial.

La isla enfrentó también el problema de los saqueos. Medios locales informan que los actos de pillaje fueron visibles en los municipios del este, en especial en los de Luquillo, Fajardo y Humacao, donde fue necesaria la intervención de las fuerzas de seguridad para restablecer el orden.

La policía y las agencias federales de seguridad patrullan arterias principales de San Juan portando armas largas para evitar asaltos. Rosselló anunció que para evitar desórdenes puede que se prolongue el toque de queda, de 6:00 a 18:00 hora local, a más allá del sábado.

En República Dominicana 38 localidades siguen aisladas a causa del desbordamiento de ríos, arroyos y cañadas que provocó María, informaron fuentes oficiales. El ciclón destruyó 110 viviendas, afectó parcialmente 570 y anegó 3 mil 723.

En Dominica, el primer ministro Roosevelt Skerrit aseguró que al menos 15 personas murieron y que otras 20 están desaparecidas, aunque medios locales dan cuenta de por lo menos 30 fallecidos. Dos personas murieron en Guadalupe y una en las Islas Vírgenes. Otras dos personas fallecieron cuando la tormenta pasó por República Dominicana. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS