Centroamérica, batida contra la corrupción

En los últimos días, ex presidentes, ex primeras damas, ex ministros y empresarios han quedado detenidos por distintos delitos, en una región con un historial de décadas de impunidad y con creciente penetración del crimen organizado
El entonces presidente salvadoreño Mauricio Funes y su entonces esposa, Vanda Pignato, en 2011. Ambos están acusados por corrupción (AP)
14/06/2018
04:22
José Meléndez / corresponsal
-A +A

San José

Ex presidentes, ex primeras damas, ex ministros, ex jerarcas gubernamentales y empresarios son el objetivo de una fuerte batida en contra de la corrupción que Centroamérica intensificó en los últimos días pese a sus debilidades institucionales, a un historial de décadas de impunidad y a la creciente penetración del crimen organizado en el área.

Con aparatos policiales, militares, judiciales, políticos, partidistas, financieros y empresariales permeados por el narcotráfico y otras modalidades de la delincuencia organizada y por pandillas o maras, la lucha contra la corrupción se consolidó como una de los factores claves de la gobernabilidad en la zona.

El ex presidente panameño Ricardo Martinelli quedó preso a partir del lunes anterior en Panamá, tras ser extraditado ese día desde Estados Unidos y ahora se sometió a la justicia de su país por un escándalo de presunto espionaje político con escuchas telefónicas que habría ejecutado en los dos últimos años de su quinquenio, de 2009 a 2014. Ex ministros de Martinelli están acusados de actos de supuestas irregularidades con fondos estatales.

La Fiscalía General de El Salvador emitió el pasado viernes una orden de captura contra el ex presidente salvadoreño Mauricio Funes, asilado político en Nicaragua desde 2016, por el aparente desvío de 351 millones de dólares de recursos públicos a cuentas personales en su gestión, de 2009 a 2014.

La brasileña Vanda Pignato, ex primera dama de El Salvador y ex esposa de Funes, fue detenida el martes como parte de 32 personas, entre las que hay empresarios, involucradas por la justicia salvadoreña en un caso por el que ya están encarcelados un ex presidente de un banco estatal y varios asistentes que el ahora ex mandatario tuvo en la presidencia.

Pignato fue el enlace de Funes con el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil de 2003 a 2010 y encarcelado desde abril de este año por presunta corrupción.

Otros tres ex presidentes —los guatemaltecos Otto Pérez (2012-2015) y Álvaro Colom (2008-2012) y el salvadoreño Antonio Saca (2004-2009)— cayeron presos en 2015, 2018 y 2016, respectivamente, por presunta corrupción política, y continúan en prisión. La ex vicepresidenta guatemalteca Roxana Baldetti está detenida desde 2015, en una trama con Pérez que involucró a empresarios.

La hondureña Rosa Elena Bonilla Ávila, esposa del ex presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), fue detenida a finales de febrero anterior en Tegucigalpa porque presuntamente en enero de 2014, seis días antes de dejar de ser primera dama, traspasó a una cuenta bancaria personal más de medio millón de dólares de un programa estatal. Funes, Saca, Pérez, Colom, Martinelli, Baldetti, Bonilla, Pignato y los restantes implicados en las denuncias alegaron ser inocentes.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, logró evadir en agosto de 2017 las denuncias de supuesto financiamiento electoral ilícito, aunque la Fiscalía General prosiguió la indagación en su contra. Ayer, el Tribunal Supremo Electoral ordenó iniciar el trámite para cancelar su partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) por el mismo delito en la campaña de 2015.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS