Carta de la embajada de la República de Azerbaiyán en México

28/11/2017
19:51
-A +A

Director Editorial
"El Universal"
Sr. David Guadalupe Aponte Hurtazo
Presente.

Estimado Señor Director,

Las noticias recientes sobre los tres diputados mexicanos que cruzaron ilegalmente la frontera de Azerbaiyán y que visitaron los territorios ocupados sin el debido permiso de su Gobierno, despertaron un nuevo interés en el conflicto Armenia-Azerbaiyán Nagorno-Karabaj en los medios mexicanos. Este incidente demostró una vez más cuán importante es ser consciente de la situación real en el terreno, así como de los hechos sobre los conflictos. EL UNIVERSAL fue uno de los que resaltó el problema. Sin embargo, el artículo del Sr. Gabriel Moyssen "El conflicto olvidado del Cáucaso" tiene algunos defectos factuales que me gustaría abordar.

El artículo no menciona que cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobadas en 1993 muestran claramente la naturaleza del conflicto, que son meramente declaraciones territoriales infundadas y la agresión constante de un país contra su vecino. Todas esas resoluciones exigen el retiro inmediato, completo e incondicional de las fuerzas de ocupación de todos los territorios ocupados de Azerbaiyán y reconfirman la integridad territorial y la soberanía de mi país. También vale la pena mencionar que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en su sentencia del 16 de junio de 2015 sobre el caso de Chiragov y otros contra Armenia, confirmó que los territorios ocupados están bajo la dirección y control de Armenia y el régimen separatista establecido allí sobrevive en virtud del apoyo militar, político, financiero, entre otros, que le da Armenia.

Otro hecho importante que el autor no menciona es que Armenia, aparte de la región de Nagorno-Karabaj de Azerbaiyán, ha ocupado otras siete regiones circundantes (adyacentes), nunca pobladas por armenios, que son dos veces más grandes que Nagorno-Karabaj. Por lo tanto, el 20% del territorio de Azerbaiyán está bajo ocupación y alrededor de un millón de azerbaiyanos (más del 10% de toda la población del país) fueron expulsados y étnicamente depurados de esos territorios. Durante más de dos décadas, esta gente sigue esperando justicia y la posibilidad de regresar a sus hogares.

El llamado referéndum mencionado en el artículo no cumplía ni con la constitución ni con el derecho internacional. Además, la votación que tuvo lugar sin la población azerbaiyana de la región de Nagorno­-Karabaj fue declarada ilegal por los líderes azerbaiyanos y soviéticos en ese momento.

Las tierras históricas de Azerbaiyán y cuna de la cultura azerbaiyana - la región de Karabaj, también formó parte de la primera República Democrática de Azerbaiyán establecida en 1918. Tras la invasión Bolchevique y el establecimiento de las repúblicas socialistas soviéticas, continuaron las reivindicaciones armenias de los territorios azerbaiyanos. Para resolver el problema y garantizar la paz dentro de la URSS, la Oficina del Partido Comunista del Cáucaso tomó una decisión el 5 de julio de 1921 contra la partición de Azerbaiyán y para retener la región dentro de Azerbaiyán debido a sus "lazos permanentes con Azerbaiyán". Como la historia ha demostrado en consecuencia, esta decisión plantó una bomba de tiempo al crear una región autónoma de Nagorno-Karabaj dentro de Azerbaiyán, separando la parte montañosa de la región del resto de la misma. Cualquier persona que sepa ruso podría leer el documento oficial sobre el tema, que está disponible públicamente y cuya copia incluyo para facilitar la consulta.

El autor también, sorprendentemente, señala la afiliación religiosa de la mayoría de la población en Azerbaiyán y Armenia, pero uno no debe equivocarse: el conflicto no tiene nada que ver con la religión. De hecho, Azerbaiyán históricamente conocido como un lugar donde los representantes de todas las religiones y culturas conviven durante miles de años sin enfrentar ninguna discriminación.

De hecho, Azerbaiyán siguió una política exterior muy dinámica, como afirma el artículo. Desde su independencia, la República de Azerbaiyán lucha por la prosperidad y el bienestar en el país y la región. La implementación exitosa de proyectos económicos a gran escala como los duetos Baku-Tbilisi-Ceyhan y Baku-Tbilisi-Erzurum, así como el ferrocarril Baku-Tbilisi-Kars, que es la ruta más corta que conecta Europa y Asia, así como la realización del proyecto Corredor Sur del Gas (Southern Gas Corridor) avanza rápidamente, todos ellos contribuyen en gran medida a una cooperación regional más estrecha, creando decenas de miles de empleos a lo largo de esas rutas.

Azerbaiyán y México disfrutan sus relaciones en un espíritu de amistad y asociación, además de cooperación en muchos campos y el trabajo activo de sus embajadas en Bakú y la Ciudad de México. Incidentes como el ocurrido con la visita ilegal de los diputados mexicanos y los intentos de involucrarlos en el delicado tema del conflicto demuestran una vez más que la creciente asociación México-Azerbaiyán no le sienta bien al Gobierno armenio.

El statu quo existente en el conflicto y la continuación de la ocupación militar del territorio de Azerbaiyán no representan una solución. La presencia de una potencia ocupante en los territorios de Azerbaiyán es una amenaza real para la paz y la seguridad en la región y un obstáculo en el camino hacia la solución del conflicto, lo que sería beneficioso para los países y pueblos de la región, ya que así como de las perspectivas de cooperación y desarrollo económico.

Atentamente,

Mammad Talibov (rúbrica)

carta1.jpg

carta2.jpg

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS