Atentados dejan decenas de muertos en Somalia

Un camión-bomba estalló en la capital, frente a un concurrido hotel; poco después hubo otra explosión; gobierno acusa a grupo Al Shabaab
Civiles y soldados somalíes trataron de rescatar a víctimas de la explosión de un camión bomba en Mogadiscio. (MOHAMED ABDIWAHAB. AFP)
15/10/2017
02:42
Agencias
Mogadiscio.
-A +A

Decenas de personas murieron ayer y casi un centenar resultaron heridas luego de dos atentados con coche-bomba, en la capital de Somalia, Mogadiscio. Es el ataque más mortífero que se registra en esa ciudad desde el pasado mes de febrero, y la información era confusa.

El primer atacante suicida se hizo volar por los aires en un camión en la intersección llamada “kilómetro 5”, que se encuentra en el distrito Hodan, una zona muy comercial de la ciudad, en la que se ubican edificios gubernamentales, hoteles y restaurantes.

El capitán de la policía, Mohamed Hussein, dijo que la explosión se produjo en momentos en que las fuerzas de seguridad seguían al camión, que había despertado sospechas.

Se escucharon disparos de armas de fuego en el lugar y momentos después se oyeron sirenas de ambulancia por toda la capital.

La explosión se produjo fuera del Safari Hotel, un establecimiento popular, frecuentado por funcionarios del gobierno, periodistas y somalíes que regresan del extranjero. Las fuerzas de seguridad suelen frenar y revisar vehículos en esa intersección. No se sabe aún si el objetivo del atentado era el establecimiento.

De acuerdo con la agencia de noticias DPA, este primer ataque dejó al menos 50 muertos. La mayoría de las víctimas eran civiles, dijo el oficial de policía Mohamed Dahir. Otras fuentes hablaron de unos 30 muertos.

“Es un incidente horrible. Los equipos de emergencia ni saben a cuánta gente auxiliaron por la elevada cantidad de víctimas”, dijo Abdukadir Haji Aden, director del principal servicio de ambulancias de Mogadiscio. “Recogieron decenas de muertos y heridos y siguen haciéndolo”, señaló.

Testigos señalaron que la explosión dañó gravemente el hotel y relataron escenas de devastación en esa concurrida arteria. “Fue horrible, la bomba estalló justo al lado de la calle y dejó a mucha gente muerta. Vi muchos cuerpos, pero no pude contarlos”, comentó Ismail Yusuf, quien presenció el atentado.

El testigo Ahmed Hassan relató que muchos autobuses públicos resultaron destruidos por la explosión, mientras que los lesionados y personas en pánico buscaban refugio. “Había cadáveres esparcidos por el área”, indicó y añadió: “Nunca vi un ataque tan terrible. Es como un sismo, en términos de la destrucción que causó”.

Edificios a cientos de metros del sitio de la explosión resultaron dañados, con ventas y puertas arrancadas de sus bisagras. Mientras hablaba a la prensa en el lugar del estallido, el alcalde de Mogadiscio, Thaabid Abdi, pidió más bulldozers para sacar a las víctimas de debajo de los escombros.

Ningún grupo reivindicó de momento la autoría del ataque, pero los rebeldes de Al Shabaab, embrión de Al-Qaeda, llevan regularmente a cabo ataques suicidas en la capital y en otras zonas en su lucha contra el gobierno somalí.

En el pasado los Al Shabaab atacaron hoteles en donde se alojaban miembros del gobierno, en su lucha por establecer un Estado religioso bajo la Sharía o ley islámica.

El ministro de Información somalí, Abdirahman Yarisow, condenó el atentado por la estatal Radio Mogadiscio, y aseguró que el responsable fue Al Shabaab.

“El gobierno está trabajando duramente para reunir suficiente información sobre el número exacto de muertos de este horrible ataque de los terroristas”, dijo el ministro.

Unas dos horas después, una segunda explosión ocurrió en el distrito de Madina. El comandante de la policía de Mogadiscio, Mahad Abdi Gooye, indicó que un segundo vehículo estalló junto a la antigua sede de la aerolínea nacional Somalia Airlines, en el distrito de Wadajir. Sin embargo, en este segundo ataque es en donde más difieren las versiones.

“Fue un coche-bomba. Dos civiles murieron”, informó a Reuters Siyad Farah, comandante de la policía, añadiendo que un sospechoso fue detenido. En cambio, Ali Hassan, oficial de policía, dijo que este ataque fue neutralizado y que el único fallecido fue el hombre que se detonó en el auto.

Las explosiones se produjeron dos días después de que el ministro de Defensa y el jefe del Ejército somalíes renunciaran por razones que no han sido reveladas. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS