Se encuentra usted aquí

América Latina, maratón electoral

América Latina y el Caribe, que cerraron su ciclo electoral de 2017 resultaron golpeados por la profunda y prolongada crisis tras los comicios presidenciales en Honduras
Crisis. El presidente venezolano Nicolás Maduro y su consejo de Ministros. En teoría, este año habrá presidenciales en el país. (REUTERS)
07/01/2018
02:28
José Meléndez / corresponsal
San José.
-A +A

América Latina y el Caribe, que cerraron su ciclo electoral de 2017 golpeados por la profunda y prolongada crisis por los comicios presidenciales en Honduras del pasado 26 de noviembre, abrirán su calendario de 2018 de consultas en las urnas el 4 de febrero en Costa Rica, pero en el resto del año tendrán procesos clave en Cuba, Colombia, Venezuela y Brasil, entre otros.

Aunque desde 1949, tras una guerra civil en 1948, avanzó a convertirse en una de las democracias más estables de América, Costa Rica tampoco escapó en los últimos años al alud de corrupción, inseguridad y conflicto socioeconómico y en los comicios del próximo mes —con segunda ronda en abril— se debatirá entre neopopulismo, retorno al bipartidismo o continuismo de un cambio incipiente.

La alternancia pacífica del poder en mayo está garantizada por el historial democrático costarricense, a diferencia de Honduras, donde la reelección del presidente, Juan Orlando Hernández, fue cuestionada por opositores y la Organización de Estados Americanos de que hubo fraude. Hernández asumirá el 27 de este mes.

En Cuba, el 11 de marzo habrá elecciones generales para elegir a los nuevos miembros de una Asamblea Nacional que, un mes después, designará al futuro presidente de la isla. Uno que por primera vez, no llevará el apellido Castro. Apenas en diciembre, el presidente Raúl Castro confirmó que se irá al terminar su segundo y último mandato.

Otro escenario complicado es Colombia, cuya primera ronda electoral será el 27 de mayo y la segunda el 17 de junio. El acuerdo de paz, suscrito en noviembre de 2016 entre el gobierno del presidente saliente, Juan Manuel Santos, y las entonces guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) —que mutaron a partido político legal— registró avances y retrocesos en 2017. Con candidatos a favor, en contra o actitudes sobre el pacto, está descartado el retorno a la guerra que azotó al país por más de 52 años pero el próximo gobernante será clave en la velocidad del mecanismo de paz y reconciliación, sin eludir riesgos de incumplimientos.

Venezuela irá a elecciones presidenciales este año en fecha todavía sin definir, mientras la puja chavismo oficialista-antichavismo opositor continúa y con divisiones internas en ambos bandos que, pese a la aguda confrontación de 2017, iniciaron en diciembre pasado en República Dominicana una negociación con aval internacional. Un factor vital del diálogo es que la oposición pidió seguridades para las presidenciales, como modificar al Consejo Nacional Electoral (CNE) para que se despoje del mando oficialista y sea independiente. El chavismo dijo que el CNE seguirá sin cambios.

Al advertir que las pláticas “prueban” la capacidad opositora de “negociar” con el oficialismo garantías para comicios justos y libres, la ex presidenta costarricense, Laura Chinchilla (2010-2014), alertó que “si no se logra ese objetivo podríamos señalar que en las elecciones de Venezuela no habrá condiciones y solo se podría esperar el triunfo de un régimen que se perpetuará muchísimos años más en el poder”. “La alternativa será conseguir negociaciones para elecciones en condiciones necesarias para que la oposición pueda competir”, dijo a EL UNIVERSAL.

Brasil tendrá comicios presidenciales el 7 de octubre, con posible segunda ronda el 28 de ese mes. Los temas centrales son corrupción, economía, empleo y continuidad de las reformas estructurales del presidente Michel Temer, afirmó el argentino Daniel Zovatto, director regional del (no estatal) Instituto por la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA).

La situación depende “del futuro judicial” del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, favorito en las encuestas, pero que de ser condenado por presunta corrupción en segunda instancia el 24 de enero, “quedaría inhabilitado para aspirar a cargos electivos”, afirmó Zovatto a este diario.

Paraguay acudirá el 22 de abril a las urnas con el desafío de la izquierda de tratar de “desalojar” del poder al gobernante Partido Colorado y con el foco político centrado en desempleo, salud y seguridad ciudadana, explicó, al describir elementos de “una significativa maratón electoral” de América Latina en 2018.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS