Tornado arranca techos de 45 casas en Jiquipilco e Ixtlahuaca

Vecinos dicen que no habían visto un fenómeno así
Los afectados señalan que esperarán a que Protección Civil realice el censo y ofrezca ayuda para reconstruir sus viviendas (JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL)
08/02/2018
01:20
Claudia González
Jiquipilco, Méx.
-A +A

[email protected]

En tres comunidades de los municipios de Jiquipilco e Ixtlahuaca, un tornado que se formó a raíz de tres remolinos, recorrió al menos 5 kilómetros afectando 45 viviendas con techos de lámina y cocinas con chimenea.

Dos de ellas se incendiaron por la caída de un transformador en la comunidad Rancho Alegre.

Los vecinos narraron que alrededor de las 18:00 horas del martes observaron el cielo “aborregado”, con nubes como de algodón, fue el primer martes caluroso toda la mañana tras dos semanas de heladas.

Los vecinos de Rancho Alegre, en donde se formó el tornado, se encontraban en una jornada de limpieza de la calle recientemente pavimentada, por lo tanto alcanzaron a identificar el fenómeno natural.

“Lo que vimos fue como se formaron dos torbellinos de ambos lados de la comunidad, de pronto llegó uno por enfrente y después se juntaron los tres. Parecía humo, muy alto, muy fuerte, de pronto comenzó a levantar láminas, tinacos, techos. El transformador salió volando y cayó sobre el patio de una casa, los cables comenzaron a chocar entre sí y las chispas provocaron un incendio en el rastrojo del suelo”, dijo María del Refugio, una de las vecinas.

Esta localidad es una de las más pobres de Jiquipilco, en donde hay 73 comunidades; sin embargo, fue en esta donde se concentró el daño más grave para los vecinos, en su mayoría agricultores y ganaderos.

Los afectados coinciden que en 50 años no se había presentado un fenómeno así, la mayoría matrimonios jóvenes con hijos chicos; los ancianos aseguran que en sus viviendas no había forma de detener las láminas, incluso hubo varios daños debido a la caída de granizo atípico que siguió inmediatamente después de los fuertes vientos.

“Una especie de pelotas de ping pong comenzaron caer tras 30 minutos del tornado, duró mucho tiempo, primero se escuchó un estruendo muy fuerte, como rayos de una tormenta pero sin lluvia ni electricidad”, detalló.

Enseguida, comenzó la caída de pelotas de hielo, rompieron cristales, ventanas, abollaron la carrocería de los pocos vehículos en esta zona, además lastimaron a algunas personas que intentaron correr para llegar a su casa y ver los daños.

“Estamos esperando a que Protección Civil informe sobre el censo de las casas dañadas y pues sólo nos queda esperar a ver cómo vamos a solucionar esto porque nos quedamos sin cocina”, dijo Lizbeth Juárez, una de las afectadas.

Apoyo. A este sitio acudieron elementos de la Secretaría de Seguridad estatal, Protección Civil municipal y de la Comisión Federal de Electricidad para arreglar el transformador que dejó sin luz a los habitantes. Además, fue acondicionada la delegación como albergue para quienes lo requieran en tanto arreglan sus viviendas.

El coordinador de Protección Civil estatal, Arturo Vilchis, informó que este fenómeno hidrometeorológico es comúnmente conocido como una cola o serpiente de agua, que deriva del choque de masas de aire frío y caliente, y se origina debido a la inestabilidad de la temperatura.

Aunque en este momento no es temporada de lluvias, este tipo de situaciones suceden por la cantidad de aire frío concentrado en el ambiente desde hace varias semanas y el comienzo de la temporada de calor, aunque en algunos puntos de estos dos municipios sí se registró la caída de una lluvia intensa, por lo que en Rancho Alegre cayó granizo de gran intensidad.

Juan Pérez, titular del Observatorio Meteorológico Mariano Bárcena, explicó que en cada presencia de tromba baja la temperatura y genera vientos en forma de círculos, que se convierten en este tipo de fenómeno, aparentemente como tornados.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS