San Juanico, a 33 años de la tragedia todavía huele a gas

El 19 de noviembre de 1984, una planta de Pemex explotó en San Juan Ixhuatepec, en donde hasta hoy permanece la empresa
Habitantes de la comunidad recuerdan a los fallecidos en aquella madrugada de 1984 cada año. Esta cruz de metal se colocó en su memoria.
19/11/2017
03:40
Juan Manuel Barrera
Tlalnepantla, Méx.
-A +A

“El 19 de noviembre de 1984 no se olvida”, aseguran habitantes de San Juan Ixhuatepec, comunidad que fue destruida hace 33 años por el incendio de la planta de gas de Pemex.

Víctor González Rodríguez, habitante de Tlalnepantla, narró en noviembre de 2014 la tragedia de San Juanico, en un tríptico que difundió entre los habitantes de esa colonia popular.

“Aquella madrugada de noviembre sucedió la catástrofe industrial más grande que se ha dado en México; en cuestión de segundos, el cielo se pintó de rojo y lenguas de fuego y muerte abrazaron a toda la población”, recordó.

González Rodríguez es uno de los fundadores de la Unión Popular Ixhuatepec (UPI), organización vecinal que durante 16 años exigió la salida de San Juanico de las gaseras y la planta de Pemex.

“La explosión se escuchó en la parte norte de la Ciudad de México, de hecho, el flamazo se observó en toda la Ciudad, el estallido destruyó las casas más cercanas y muchas más quedaron dañadas, los vecinos próximos a la explosión despertaron violentamente para morir en ese momento, otros corrían por las calles con sus ropas en llamas, los que no murieron quedaron con quemaduras; las paredes de las casas, los coches y el suelo de las calles estaban al rojo vivo”, mencionó.

“Un fuerte olor a gas y a carne quemada impregnaba el ambiente, enormes nubes de humo negro se desprendían de las grandes llamaradas mientras miles de damnificados lograban escapar, agrupándose en plazas, parques, escuelas, delegaciones, en la Basílica de Guadalupe, hospitales y en el Metro Indios Verdes, la cifra real de muertos nunca se sabrá, pues muchos cuerpos quedaron completamente carbonizados incluyendo familias enteras”, agregó el líder vecinal.

José Luis Cortés Trejo, ex regidor del ayuntamiento, aseguró que el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas de la tragedia de San Juanico es exigir a las autoridades que se aplique la ley contra aquellos funcionarios públicos que siguen generando, con su irresponsabilidad o corrupción, las mismas condiciones de aquel fatídico año de 1984.

Autoridades del Estado de México informaron oficialmente, un año después de la tragedia, que el incendio causó la muerte a 503 personas y 926 sufrieron graves heridas, sobre todo quemaduras.

El documento San Juan Ixhuatepec, Memoria de una Emergencia, presentado en noviembre de 1985, detalla que 363 personas sufrieron quemaduras de primer grado, 425 de segundo grado y 138 de tercer grado.

Ese día, 32 hospitales de la Ciudad de México y Estado de México atendieron a 7 mil personas, de las cuales mil 877 estuvieron internadas hasta 24 horas, 840 requirieron atención por 48 horas, y 245 recibieron terapia rehabilitatoria posterior.

Las cifras de la tragedia son enormes: 60 mil personas fueron evacuadas y 21 mil tuvieron que vivir en albergues provisionalmente; 149 viviendas destruidas, 16 con daños mayores y mil 358 con daños menores; 165 familias recibieron vivienda gratuita y dos mil 755 apoyo con materiales de construcción y asesoría técnica para reparar sus casas.

Además, el Ministerio Público inició 503 actas por muerte, 393 por lesiones y 964 por daños en propiedad ajena. El gobierno federal destinó mil 921.8 millones de pesos para indemnizar a los afectados, de los cuales, 955.8 millones de pesos fueron por muerte, 567.9 por lesiones y 398.1 por daño en propiedad ajena.

En San Juanico aún permanecen seis empresas gaseras y la planta Satélite Norte de Pemex, que alberga miles de litros de combustible. Pobladores han denunciado la invasión del Polígono de Seguridad decretado para San Juan Ixhuatepec, dentro del cual se han instalado empresas y cientos de viviendas.

San Juanico, a 33 años de distancia, todavía huele a gas y a olvido.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS