Kilos de más dejan festejos de diciembre: IMSS

Trabajadoras sociales enseñan buenos hábitos alimenticios
Con una piñata, que simboliza las conductas dañinas, trabajadoras enseñan a menores a comer de forma saludable. (REBECA JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
30/12/2017
00:57
Rebeca Jiménez Jacinto
Naucalpan, Edomex.
-A +A

[email protected]

Al menos tres kilos de más dejan las fiestas decembrinas a los mexicanos, señaló Yvon Núñez González, coordinadora de trabajo social de la delegación oriente del IMSS en el Estado de México, que integra cerca de 50 municipios donde han detectado al menos 150 niños con obesidad mórbida.

“Las celebraciones que iniciaron con la fiesta de la Guadalupana, comidas decembrinas, posadas y Navidad, dejaron entre tres y cuatro kilos de más a cada mexicano; aún falta la cena de fin de año y la rosca de reyes”, señaló Yvon Núñez, acompañada del equipo de trabajadoras sociales que crearon los programas “ChiquitIMSS” y “JuvenIMSS”, desde hace 10 años.

Ante el sobrepeso y obesidad mórbida que se registran en esta entidad, donde niños y jóvenes, permanecen mucho tiempo dentro de sus casas, en espacios reducidos, viendo la televisión o interactuando con celulares y videojuegos, personal del IMSS se dio a la tarea de promover hábitos saludables, en alimentación y actividad física.

En los municipios que rodean a la Ciudad de México, trabajadoras sociales del IMSS detectaron al menos 150 casos de niños y jóvenes con obesidad mórbida, que tienen más de 15 kilos de sobrepeso, por ejemplo en Ecatepec un niño de tres años de edad ya pesa 30 kilos, apuntó Fabiola Castro Hernández.

En diciembre “aumenta hasta 40% el incremento en la ingesta de calorías”, con bebidas azucaradas como el ponche, refrescos y alcohol; dulces de los aguinaldos, pasteles, ensaladas de navidad, pan, piernas de cerdo, pastas, romeritos, bacalao y pavos”, apuntó Yvón Núñez.

Por ello, en cada una de las 45 unidades de medicina familiar y hospitales del IMSS, en esta región, de manera preventiva trabajadoras sociales y nutriólogos, llevaron a cabo actividades lúdicas, participativas y vivenciales, con niños y adolescentes, como el de la piñata de los siete picos, que simbolizaban conductas dañinas como el sedentarismo, la ingesta de refrescos, alcohol e incluso drogas, informó Núñez González.

“Paso a pasito”, los niños y adolescentes van entendiendo si quieren ser adultos saludables o enfermos, con prácticas tan simples como aumentar su consumo de agua natural en lugar de refrescos; realizar actividades físicas tan simples como brincar la cuerda, jugar futbol o simplemente caminar y correr; además de valorar y disfrutar el alimentarse de forma saludable con frutas de temporada y verduras, indicaron Karina Paz Quintero y Sonia Hernández Silva, trabajadoras sociales del IMSS.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS