Se encuentra usted aquí

Angelita permanece en el olvido

La pequeña debía ir a la fosa común, pero las autoridades decidieron sepultarla
Han pasado siete meses y ningún familiar se ha presentado a reclamar el cuerpo de “la niña de las calcetitas rojas” (REBECA JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
02/11/2017
01:11
Rebeca Jiménez Jacinto
-A +A

[email protected]

Angelita es el nombre que lleva la lápida de la pequeña que fue encontrada muerta en un lote baldío de la avenida bordo Xochiaca. A siete meses de este feminicidio nadie ha reclamado a la pequeña de entre tres y cinco años de edad, que muchos llamaron “la niña de las calcetitas rojas”, quien lejos de ir a una fosa común fue sepultada en Parque Memorial.

La mañana del 18 de marzo de este año vecinos de la colonia El Sol, en Nezahualcóyotl, descubrieron el cuerpo semidesnudo de una niña de no más de cinco años de edad, en un terreno baldío en la avenida Bordo Xochiaca y Virgen del Camino, desde entonces todos la llaman “la niña de las calcetitas rojas”.

Han pasado siete meses y ningún familiar se ha presentado a reclamar el cuerpo, informó Dilcya García Espinoza, Fiscal Central de Delitos de Género del Estado de México.

Por meses la Fiscalía General de Justicia mexiquense se abstuvo de dar información sobre este caso; tiempo en el que grupos de mujeres de Nezahualcóyotl, periodistas y activistas en materia de feminicidios llamaron a esta pequeña como la “niña de las calcetitas rojas”.

“Nunca hemos dejado de buscar a la familia de esta niña, primero en el perímetro donde fue hallada; entre las familias que viven del reciclaje y pepena de la basura que operan en la zona; entre grupos de migrantes y organismos de apoyo a esta población flotante; en circos que operaron en las inmediaciones y en la región, incluso en carpetas abiertas por el delito de secuestro y por violencia familiar; con el DIF nacional que atiende casos y denuncias de agresiones a niños y mujeres, así como entre familias en situación de calle o en adicciones”, aseguró García Espinoza.

El peritaje determinó que la pequeña falleció en el lugar donde fue encontrada, a causa de golpes que recibió en su abdomen y cabeza.

La fiscalía mexiquense la bautizó como Angelita, nombre que fue grabado en la lápida de una tumba del panteón privado Parque Memorial.

“Ella no podía irse a la fosa común, es un ángel y por eso la llamamos Angelita”, dijo la fiscal, quien detalló que de acuerdo a la Ley General de Salud un cuerpo no puede estar más de un mes en el Servicio Médico Forense, por lo que al no ser reclamada decidieron darle sepultura.

La pequeña podría ser parte de una familia migrante, que desapareció y falleció cuando sus padres huían o fueron agredidos; ese es uno de los escenarios posibles.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS