Sentencian a 63 años de cárcel a sacerdote por abusar de niño

Las agresiones sexuales al menor se realizaron en un periodo de cuatro años
Sentencian a 63 años de cárcel a sacerdote por abusar de niño
Jesús Romero, la víctima, se fue a vivir con el párroco Carlos López pues el menor tenía la ilusión de llegar a ser sacerdote. (GALO CAÑAS. CUARTOSCURO)
14/03/2018
01:15
Perla Miranda
-A +A

[email protected]

Por primera vez en México, un sacerdote recibió sentencia condenatoria por abusar de un menor de edad durante cuatro años. Al respecto, la Arquidiócesis Primada de México ratificó el dictamen de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y manifestó disponibilidad para colaborar con las autoridades.

A través de un comunicado expresó solidaridad con Jesús Romero Colín, la víctima, y con su familia.

La Arquidiócesis, que encabeza el arzobispo Carlos Aguiar Retes, aseguró que no estará conforme hasta erradicar estos actos de la Iglesia católica. “Como ha dicho recientemente el papa Francisco, esta es una de las prioridades de la Iglesia.

“No hay lugar en el ministerio para los que abusan de los menores, ratificamos nuestro criterio de actuación de tolerancia cero ante estas situaciones, y de la necesidad de informar, reconocer el mal y de pedir perdón”.

En conferencia de prensa en el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), David Peña, abogado de la víctima, dijo que el hecho de que el Juzgado 55 en materia penal de la Ciudad haya dictado la primera sentencia condenatoria de 63 años de prisión contra el cura Carlos López Valdez “es un parteaguas en la atención de casos de pederastia clerical”.

Detalló que el sacerdote, de 72 años, quien permanece preso en el reclusorio oriente desde hace 19 meses, fue notificado del fallo. “Apelarán la sentencia que se dio por la reparación del daño de 75 mil pesos y el viernes la presentarán ante el juez”. A su vez, Luis Ángel Salas, abogado del Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, consideró que en esta sentencia se integraron los testimonios de dos obispos en funciones.

“Jonás Guerrero, de Cualiacán y Marcelino Hernández, obispo de Colima, tenían conocimiento de las conductas del sacerdote antes de que la víctima interpusiera la denuncia y no hicieron nada”, dijo.

Ambos litigantes anunciaron la posibilidad de denunciar por daño moral a la Arquidiócesis de México. Por su parte, Jesús Romero Colín dijo que la iglesia no sólo no cooperó, sino que trataron de desestimar su denuncia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS