Secundaria de Benito Juárez cumple seis años en reparación

Padres de familia prevén que 2 de 3 edificios estén concluidos en septiembre
En algunas ocasiones las primeras aulas prefabricadas se inundaron, se hincharon y se llenaron de cucarachas y chinches, debido a las fuertes lluvias. Incluso por las condiciones de humedad varios alumnos se han enfermado (CRISTOPHER ROGEL. EL UNIVERSAL)
21/08/2017
01:05
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Mientras hoy la mayoría del millón 200 mil alumnos de la capital regresan a clases sin problemas, 540 estudiantes de la escuela Secundaria Diurna 51 Carlos Benítez Delorme, en la delegación Benito Juárez, tendrán que reanudar sus estudios entre el polvo, el cascajo y tomar clases en aulas prefabricadas.

Se trata de la única secundaria pública en la zona que atiende a estudiantes de las colonias Niños Héroes, Álamos, Nativitas, Moderna, Villa de Cortés, Postal, y parte de la Narvarte, en la delegación Benito Juárez.

Desde hace seis años se encuentra en mantenimiento. En 2011, se le detectaron daños estructurales y la jefatura delegacional se comprometió a invertir 170 millones de pesos.

Lo que sería “la mejor secundaria de América Latina”, ubicada en la calle de Niños Héroes de Chapultepec, en la colonia Postal, fue derribada y aunque la Secretaría de Educación capitalina ha invertido casi 40 millones de pesos para levantarla, su rehabilitación aún no concluye. Todavía está por concretarse otros 40 millones de pesos por parte de la SEP.

Tania Libertad Argumedo Chávez, presidenta del Consejo Escolar de Participación Social, lamenta el desperfecto que presenta la escuela. Esta situación es tan grave que por las condiciones de humedad en que estudian los alumnos; hay casos en los que se han presentado problemas de salud. Argumedo dice que hubo ocasiones en que por las fuertes lluvias las primeras aulas prefabricadas se inundaron, se hincharon y se llenaron de cucarachas y chinches.

Basta permanecer dos horas en estas aulas para sentir un calor insoportable, considerando que en estos sitios permanecen cerca de 30 alumnos por más de ocho horas al día, con bancas deterioradas y con ventiladores que no sirven. Además, por los trabajos de construcción, los estudiantes son removidos de un lugar a otro.

Una serie de plantones en la SEP y el cierre de calles por parte de padres de familia contribuyeron a que los trabajos de rehabilitación comenzaran.

“Primero eran portazos en la cara, después logramos mesas de trabajo en la subsecretaría de Asuntos Metropolitanos y fue cuando se elaboró el proyecto ejecutivo que arrojó una inversión de 80 millones de pesos para la rehabilitación”, narra Tania.

El problema es que la restauración no contempló un gimnasio, que años atrás era la sensación de los estudiantes porque contaba con regaderas. También tenía salón de música y consultorio médico.

La secundaria es una de las 28 intervenidas en la CDMX: 26 con trabajos de reforzamiento de estructuras, impermeabilizante, remozamiento de sanitario y las dos restantes con una intervención mayor.

Mauricio Rodríguez Alonso, titular de la Secretaría de Educación de la Ciudad de México, en coordinación con la SEP, la Administración Federal de Servicios Educativos y los institutos de infraestructura educativa local y federal, pusieron en marcha este programa para la rehabilitación de escuelas públicas de nivel básico.

Son 300 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones Múltiples (FAM), que se invertirán en lo que resta de 2017, de los cuales 140 millones de pesos se destinarán a las escuelas del Centro Histórico.

La organización de los padres de familia para impedir que la secundaria no quedara a la deriva ha permitido que por lo menos a mediados de septiembre se prevé estén concluidos dos de tres edificios con 12 salones.

La Secretaría de Obras capitalina está a cargo de la construcción total del edificio B, de la rehabilitación del área de talleres, rehabilitación de la plaza Cívica, impermeabilización y pintura del complejo escolar.

Para estos trabajos se destinaron 27 millones de pesos, de los cuales 7 millones ya fueron ejercidos.

La también directora Territorial en Centro Histórico recuerda que la SEP es la responsable de la educación en la ciudad y lanza la invitación a Nuño a que vaya a la secundaria Carlos Benítez Delorme, pero con dinero.

“Si [Nuño] va a querer venir a la inauguración, a tomarse la foto, mejor que lo piense dos veces porque no es bienvenido. Lo que pedimos por los jóvenes es que se destine en lo inmediato los recursos y se den los mecanismos para que el recurso se ejerza en tiempo y forma para no correr el riesgo de perder el dinero”, dice.

Hace meses, no había condiciones para que la secundaria se quedara sola. Durante las vacaciones, los maestros se quedaron a cuidarla.

Entre maestros y conserjes se habla de una plantilla de 70 personas.

Son dos generaciones a las que les ha tocado educarse con condiciones simplemente deplorables, con basura, instalaciones eléctricas deficientes, drenaje en pésimo estado y sin medidas de protección civil.

Durante un recorrido por la escuela se comprobó que en las aulas prefabricadas ni siquiera hay extintores para hacer frente a una emergencia.

Recupera matrícula. Mientras EL UNIVERSAL aguarda en una de las entradas de la secundaria, una señora se acerca y pregunta: “¿Aquí están dando fichas para ver si puedo lograr que mi hijo quede en esta escuela?”

La carencia de una escuela pública de este nivel la hace la más solicitada aunque se tomen clases en aulas prefabricadas.

Hace unos años, la matrícula decreció, pero hoy, que se perciben avances de mejora, muchos padres buscan que sus hijos vayan a esta escuela.

A pesar de que tiene una biblioteca para llorar, como lo señala Tania, pues la mayor parte de los libros presentan humedad y son escasos, la matrícula habla de 540 estudiantes para este inicio de clases.

El estudio Infraestructura Escolar y Aprendizajes en la Educación Básica Latinoamericana del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), advierte que la infraestructura educativa provoca el rendimiento alto o bajo de niños y jóvenes.

Dice que los alumnos que estudian en planteles con mejores condiciones de infraestructura se sienten más interesados por ir a clase que aquellos que lo hacen en instalaciones que no disponen de servicios básicos.

Incluso que la calidad de la infraestructura escolar podría ser una de las causas del nivel de aprendizaje.

Según la plataforma Mejora tu escuela, en la capital del país hay 130 escuelas secundarias con nivel de excelencia, entre públicas y privadas: 111 son privadas y 29 públicas.

La delegación Benito Juárez tiene 18 secundarias con excelencia; Iztapalapa, 15; Coyoacán, 14; Tlalpan, 19, y Gustavo A.Madero, 13.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS